12 de noviembre de 2019, 9:36:37
América

Un día después de asesinato de tres militantes de la MUD


Una marea de gorras tricolor desborda Caracas en una caravana a favor de Capriles


A una semana de las elecciones presidenciales en Venezuela, el candidato de la oposición, Henrique Capriles se dio este domingo un baño de masas en una marea de gorras tricolor, que desbordó una de las principales avenidas de Caracas, y otrora bastión del oficialismo. La movilización tuvo lugar un día después de que tres seguidores del exgobernador de Miranda fallecieran tras ser baleados en Barinas, por un militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), con carné del ministerio de Ambiente.


Una semana antes de las elecciones presidenciales de Venezuela, la oposición exhibió hoy su capacidad de convocatoria al desbordar las calles de Caracas en respaldo a su candidato, Henrique Capriles, principal contrincante del mandatario y aspirante a la reelección, Hugo Chávez.

Coloridas y bulliciosas marchas que convidaron a decenas de personas y se nutrieron a su paso con más seguidores se dirigieron desde distintos puntos de la ciudad hasta el centro capitalino, considerado bastión del chavismo, donde Capriles cerró la concentración con un discurso.

Los colores de las agrupaciones opositoras, el amarillo, azul y rojo de la bandera nacional, así como imágenes de la virgen María, sombreros, réplicas de autobuses "del progreso" y la infaltable gorra que Capriles luce en cada aparición, se observaron en el recorrido.

La gorra, que se convirtió en un ícono de la oposición, se vendía como pan caliente en las esquinas e incluso obligó a comerciantes a elaborar varias sobre la marcha ante el pedido de los clientes, muchos de los cuales completaban su atuendo con pintadas con el tricolor nacional en el rostro, brazos o arropados por banderas.

Ataviado con la gorra tricolor y bandera en mano, David Briceño declaró a Efe, al ser consultado sobre sus razones para apoyar a Capriles, que "14 años del saliente fueron más que suficientes", en alusión al presidente Chávez.

A su vez, Miriam de Garrido exhibía la fotografía de la virgen de Fátima junto al afiche del líder opositor para pedirle que proteja a los venezolanos, les dé paz, salud y que Capriles sea presidente.

También Belén, una mujer de la tercera edad, mostraba junto a quienes exhibían los objetos de la campaña una imagen de la patrona de Venezuela, la virgen de Coromoto, a la cual le pidió "paz, amor y muy buena cabeza a la hora de tomar" las decisiones.

PIE DE FOTO


Esta movilización tuvo lugar un día después de que tres seguidores de Capriles fallecieran tras ser baleados en Barinas, la ciudad natal de Chávez, hecho por el que fue detenido el atacante, según dijo a periodistas el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, y desmintió que éste fuera integrante del comando de campaña del oficialismo.

Muchos de los que este domingo se volcaron a las calles caraqueñas aseguraron que no sentían miedo por lo ocurrido en Barinas y llamaron, por el contrario, a la paz en los días que faltan para la votación.

"Yo sabía que esto es la 'megamarcha', iba a salir todo el mundo, de hecho en el camino nos conseguimos algunos adeptos al presidente; sin embargo, uno camina, uno está pendiente es de un cambio no de la agresión", dijo a Efe Franco Moscarelli, un comerciante que vaticinó que el próximo domingo "igual la gente va a ir a votar sin miedo".

Marisol Gómez, una estudiante que caminaba junto a amigas que se desplazaron desde zonas capitalinas como El Paraíso, la Candelaria, o la cercana localidad de Guatire, llamó a que en los próximos siete días no se caiga en la violencia.

"Dejen la fiesta en paz, vamos a terminar la fiesta en paz ¿Qué es lo que queda? ¿Una semana para que Capriles sea presidente?", se preguntó Marisol, quien insistió en que es necesario "seguir en paz".


Vea el discurso completo de Capriles en la... por Globovision


El "socialismo del siglo XXI" "ya se agotó"

Con un recordatorio a los tres opositores asesinados el sábado en un acto de campaña en manos de un militantes del Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV) con carné del ministerio del Ambiente, el candidato opositor leyó pasajes del programa de Gobierno de Chávez y, aunque no llegó a mofarse de él, alertó que "no tiene nada que ver" con la solución de los problemas de los venezolanos.

"Invito a que lean punto por punto" el programa oficialista "y después de que lo lean completito digan si aquí está contemplada alguna solución a los problemas de los venezolanos", desafió.

El modelo del "socialismo del siglo XXI" "ya se agotó" porque se comprometió, por ejemplo, a acabar con la violencia, pero "en estos 14 años la multiplicó por cinco", insistió Capriles.

Añadió que tras recorrer el país pudo confirmar que tiene las "carreteras destruidas", que los puentes "se caen" y se registran explosiones en la industria petrolera.

Chávez quiere seis años más en el poder para ver "si ahora sí" puede resolver los problemas nacionales, cuando en 14 años no lo hizo y privilegió "los regalos" al exterior que suman más de 60.000 millones de dólares, puntualizó Capriles.

La gestión de Chávez ha significado "luz para afuera y oscuridad para la casa", agregó Capriles, al advertir que "los regalos" incluyen recursos para sanear un río de Nueva York y focos eléctricos a otra ciudad de EE.UU.



Chávez: "Dentro de una semana estaremos en plena batalla"

Por su parte el presidente venezolano y aspirante a la reelección, Hugo Chávez, también se echó un baño de multitudes en un acto de campaña en la localidad de Cabimas (estado Zulia).

Rodeado por un amplio cordón de seguridad, con funcionarios ataviados con camisetas rojas, el mandatario aseguró que "dentro de una semana estaremos en plena batalla" en las urnas.

Para el gobernante "es imposible que la burguesía" gane el 7 de octubre e indicó que ese día "volverá a ganar el pueblo", que, aseguró, "sabe cómo ha sido beneficiado" con la revolución bolivariana que inició en 1999, y la cual considera "necesario" consolidar.

Advirtió, sin embargo, que el próximo domingo la oposición quizás intente ejecutar acciones violentas, "planes desesperados de la extrema derecha", pero indicó que su Gobierno los derrotará "y no solo en las urnas". "Estamos listos para enfrentarlos, neutralizarlos y garantizar que se respete al decisión del pueblo el domingo 7", subrayó.

También calificó como "muy lamentable" la muerte en su natal Barinas de tres seguidores de Capriles en un percance ocurrido el sábado con un grupo al parecer oficialista, tres de cuyos integrantes fueron detenidos, entre ellos al autor de los balazos.

"No es con la violencia como nos vamos a enfrentar; es voto a voto", dijo a sus seguidores en Zulia y les advirtió que en la oposición algunos "andan acariciando la idea de desconocer y cantar fraude" el domingo, y que ante ello "la mejor vacuna es la votación masiva".

En una entrevista de televisión previamente grabada y difundida este domingo, Chávez insistió en que "nadie en su buen juicio puede decir" que su modelo de socialismo del siglo XXI esté agotado.

"Tanto no está agotado que la derecha ha tenido que disfrazarse de izquierda" y Capriles busca "captar votos engañando a la gente" escondiendo el "paquetazo neoliberal" que, según dijo, implantará en el "supuesto negado" que sea quien gane el próximo domingo.

En el período 2013-2019 se "consolidarán" los cambios que "el socialismo del siglo XXI" ha convertido a Venezuela en "el país menos desigual del continente", insistió Chávez e incluyó a Capriles en lo que denominó "derecha radical y enloquecida".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es