14 de diciembre de 2019, 12:23:55
Opinion


EL 25-S, A POR LA ZARZUELA

Luis María ANSON


A Mariano Rajoy se le están subiendo a las barbas. Está claro que el movimiento 25-S ha sido manipulado por los grupos antisistema. Tras el desafío de asaltar el Congreso de los Diputados, organizaron sin autorización legal una nueva manifestación que paralizó Madrid en la Plaza de Neptuno. Jorge Fernández debería disponer de fuerzas antidisturbios capaces de disolver las algaradas sin el cuerpo a cuerpo de policías con porras frente a los manifestantes.
A la vista de lo ocurrido, parece evidente que los agitadores del 25-S, tras los cuales alientan no solo los grupos antisistema sino algunos sectores sindicales, están dispuestos a cercar primero el Palacio Real y trasladarse luego a la Zarzuela. Después del acoso a la soberanía nacional representada en el Congreso de los Diputados, los furibundos se disponen a dar el espectáculo en el entorno de la Jefatura del Estado. La política seria consiste en prevenir, no en curar. Mariano Rajoy y su ministro parlanchín, Jorge Fernández, tienen la obligación de desbaratar las algaradas antes de que se produzcan. Y en todo caso disponer de los elementos antidisturbios para disolver las manifestaciones ilegales o manipuladas.
La pasividad del Gobierno solo conduce a una crecida de la agitación callejera. Los grupos antisistema van a dar la gran batalla para desmontar el régimen surgido de la Transición y que encarna una ejemplar democracia pluralista y plena.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es