22 de agosto de 2019, 21:11:46
Nacional

EL IMPARCIAL ENTREVISTA A LA 'NÚMERO UNO' DEL PARTIDO POPULAR EN GUIPÚZCOA


Arantza Quiroga: "Mientras la mayoría crea que España es un gran país, Rajoy afrontará los envites nacionalistas"


Desde hace varios años se ha convertido, junto a Iñaki Oyarzábal, en la cara amable de los populares en el País Vasco, un rasgo que no ha reñido con su total compromiso con la democracia y con el Estado de Derecho. La 'número uno' del PP en Guipúzcoa atiende a EL IMPARCIAL en medio de la vorágine electoral para apuntar, en contra de las propuestas independentistas de los últimos días, que "mientras la mayoría de españoles crea que somos un gran país, Rajoy sabrá afrontar los envites nacionalistas ".


A lo largo de las últimas semanas, raro es el día en el que no se escuche una proclama secesionista desde Barcelona o Vitoria. ¿Es el PP la única fuerza que defiende un País Vasco cien por cien español?
Nosotros ofrecemos a la sociedad un proyecto de futuro, abierto, un proyecto donde Euskadi esté al frente de España, un País Vasco que encabece la salida de la crisis para que nuestro país también pueda ser líder en Europa.

Creemos que el marco normativo que tenemos en estos momentos nos permite unas capacidades que otras Comunidades Autónomas no tienen y que deberíamos aprovechar para salir los primeros de esta situación económica, pero siempre con lealtad a España. Estoy convencida de que hay una mayoría de vascos que no tienen ningún problema en ser españoles. Se generan falsos debates tratando de dividir a nuestra sociedad haciéndola elegir entre la ikurriña y la bandera nacional, y eso es un error y más en el actual escenario.

En un marco de ruptura, ¿qué pueden hacer dos millones de personas frente a los 7.000 millones que habitan el planeta? Es una quimera y muy irresponsable plantear proyectos de independencia cuando en el siglo XXI se tiende a la unión y a la alianza.

¿Cree usted que Mariano Rajoy es capaz de frenar las intenciones soberanistas de PNV y EH-Bildu?
Mientras haya una mayoría de españoles que crea en España y en que nuestro país es una gran nación, que podremos pasar momentos malos pero que somos capaces de salir adelante, no tengo ninguna duda de que Mariano Rajoy, desde la mesura, la sensatez y la responsabilidad afrontará los envites nacionalistas.

Las últimas encuestas le dan al Partido Popular entre 9 y 10 escaños, tres menos que en 2009. ¿No acaba de calar su programa en el País Vasco o es la pérdida de votos fruto de una erosión nacional?
Para nosotros no es una novedad que se nos dé un punto de partida más bajo que lo que obtenemos el día de las elecciones. Haciendo memoria, en los anteriores comicios se nos daba el mismo resultado y al final subimos a trece escaños. Las encuestas no dejan de ser una foto fija en un momento concreto. Son consultas hechas por teléfono o en casas y ya sabemos que en el País Vasco aún no se da un escenario de total libertad para hablar de lo que uno va a votar.

Creo que es muy pronto para hacer ninguna valoración en un sentido o en otro. Es verdad que estamos en una situación complicada de crisis económica y que la responsabilidad del Gobierno en las decisiones que se están tomando puede hacer que algunos votantes sean más reacios a elegirnos, pero el PP está haciendo una campaña llamando al voto de cara al futuro, a partir del 21 de octubre.

¿Cómo valora el apoyo que le han dado a Patxi López para que fuera lendakari?
Creo que la decisión que tomó el PP vasco de prestar su apoyo a Patxi López para que fuera investido lehendakari ha sido una de las más importantes que ha podido tomar nuestra formación. Lo que pasa es que luego las cosas no han salido como a nosotros nos hubiera gustado, ni en el ritmo ni en la forma. Desde que Mariano Rajoy llegó a La Moncloa, López sigue la senda de Zapatero y ha dejado un 70 por ciento de deuda en los Presupuestos Generales vascos.

Ahora bien, sí tenemos que decir que el hecho de que por primera vez hubiera un lehendakari no nacionalista y que la ciudadanía percibiera que no pasaba absolutamente nada, que se abrieran espacios de libertad y que se viera que desde la instituciones oficiales vascas se mandaba un mensaje claro de apoyo a las víctimas del terrorismo y de rechazo a la violencia generó una ola en la sociedad que hizo que Eta se planteara abandonar las armas.

¿Volverían a apoyar al PSOE para evitar que el PNV y Bildu gobernaran?
El PSOE tuvo su oportunidad hace tres años y medio gracias a la generosidad del Partido Popular de liderar la alternativa a las políticas de treinta años de nacionalismo y lo que ha hecho es decepcionar a la ciudadanía. Lejos de cambiar las cosas, en muchos aspectos, sobretodo en política lingüística o en libertad educativa, ha defraudado al mantener las estructuras del PNV.

Eso ha supuesto una gran decepción para todos aquellos que apostaron por el cambio. Ahora pedimos que nos den la oportunidad a nosotros para ser los que lideremos esa alternativa a los partidos nacionalistas.


Arantza Quiroga junto a Antonio Basagoiti (centro) e Iñaki Oyarzábal (derecha). Foto: Efe


PP, PSOE y PNV pierden escaños y votos frente a la opción de EH-Bildu, ¿qué conclusión saca de ese trasvase?
Como digo, hay que esperar a los resultados del día 21. A veces, las encuestas quieren hacer una valoración un poco arriesgada a días vista, por lo que tenemos que ver cómo evoluciona la campaña electoral en las próximas jornadas.

Es evidente que entra con fuerza un nuevo partido político y, quieras o no, eso modifica toda la situación del número de escaños a repartir entre los diferentes grupos. Además, la falta de concreción por parte del PSOE vasco sobre lo que está sucediendo con los nacionalistas aquí no ayuda. Sacarse de la chistera la idea del federalismo en el País Vasco no se entiende de ninguna de las maneras.

¿Cree usted que el discurso del PNV es una radicalización real o una estrategia para arañarle votos a EH-Bildu?
Para el PNV, y no lo digo yo, sino Íñigo Urkullu, la independencia del País Vasco es cosustancial a su formación. Nosotros hemos seguido el Plan Ibarretxe, pero su aspiración real y genuina es separarse de España. Lo que pasa es que el hecho de tener ahora a Bildu hablando de manera abierta de soberanismo les obliga a ellos a sumarse a este discurso.

Por tanto, lo que vemos es la cara real del PNV, ya que en Madrid muestran una más amable, pero cuando llegan aquí se retratan y enseñan su verdadero perfil. Urkullu busca que se cumplan las fases en pos de una independencia pasando por una consulta popular en 2015, y por eso esta propuesta se recoge en su programa.

¿Qué futuro le espera a los vascos bajo una hipotética coalición PNV-Bildu?
Ya en las elecciones de 1998, el Gobierno autonómico de Ibarretxe fue posible gracias a los votos de Herri Batasuna fruto de un pacto, el de Lizarra, materializado antes incluso de que se celebraran las elecciones y en el que se firmó de puño y letra el expulsar y arrinconar a toda aquella parte de la sociedad vasca que no se sintiera nacionalista.

Sabemos que el proyecto de PNV y de Bildu es de exclusión, de dividir a la sociedad de Euskadi y en busca del pensamiento único. Lo que nosotros pedimos es que los ciudadanos valoren esa situación, que sopesen las diferentes opciones, que sean responsables y que el próximo 21 de octubre nos den la fuerza suficiente para equilibrar esas ansias nacionalistas, porque estoy convencida de que al día siguiente de los comicios Urkullu se apoyará en la izquierda abertzale para sacar adelante su proyecto.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es