21 de noviembre de 2019, 7:11:43
Cultura

LA ESCRITORA PRESENTA SU SEGUNDA NOVELA


Alicia Huerta desvela las [i]Cosas que ocurren aunque tú no las veas[/i]


Este jueves se ha presentado en Madrid la segunda novela de la escritora Alicia Huerta, Cosas que ocurren aunque tú no las veas, un hechizante thriller sobre la importancia de los matices, la sombra del engaño y la capacidad de superación. Por L. Crespo


Escribir por instinto, casi por necesidad, y moldear, después, en forma de novela. Una receta sincera y visceral que le ha servido a la escritora Alicia Huerta para dar luz a Cosas que ocurren aunque tú no las veas, un intenso thriller que ha sido presentado este jueves en Madrid.

Tras dar el pistoletazo de salida a su carrera novelística con la ahora reeditada Delirios de persecución, la escritora madrileña se supera en este segundo libro. Sin renunciar del todo al discurso reflexivo que guiaba al lector por las páginas de aquel debut literario, Cosas que ocurren aunque tú no las veas arrastra al lector en un ritmo frenético de principio a fin para intentar despejar preguntas que, quizás por miedo, pocas veces nos planteamos. ¿Pueden ocurrir cosas a tu alrededor sin que te des cuenta? ¿Cuánto crees que podría llegar a ocultarte la persona que amas? Para ello, emplea a su protagonista, Elisa, que se verá obligada a firmar un armisticio consigo misma, con sus desgarradores sentimientos ocultos, sus miedos e incluso las limitaciones que le impone la enfermedad neurológica que padece, para aventurarse en una acción de acontecimientos inesperados, desencadenados por la irrupción de tres hombres en su vida.

Esta apasionante historia es en realidad, tal y como ha explicado la propia autora, la primera novela que empezó a escribir, “sin saber ni siquiera que era una novela”. Las primeras pinceladas brotaron de una Alicia Huerta recién llegada a Roma, ciudad donde la escritora pasó varios años, que veía tambalearse el “feroz racionalismo” al que hasta entonces había sido fiel. Cuando las cosas dejaron de ser negras o blancas, Huerta escribió sobre el fangoso terreno de los grises y guardó el resultado en un cajón. Según la novelista, Elisa “apareció y se escribió a sí misma”, y la llegó a entender tanto, que ambas se confundieron. “Han tenido que pasar todos estos años para poder verla como una novela”, ha explicado Huerta, quien retomó el texto original y dedicó meses a amasarlo como tal.

El más que probable éxito de Cosas que ocurren aunque tú no las veas tendrá su base en la rotundidad del ‘menos es más’. Tal y como ha acertado en señalar la periodista María Cano durante el acto de presentación del libro, la tremenda complejidad y sofisticación de la trama y la inmensa tridimensionalidad de los personajes se suaviza con un “lenguaje sencillo, desnudo de artificios barrocos”.


La escritora Alicia Huerta (derecha) acompañada de la periodista María Cano durante la presentación de su nueva novela.



Otro de los puntos fuertes del trabajo de Huerta, que ya se vio en su primera publicación y se reafirma con esta, es la capacidad de hablar sin tapujos y de manera, dentro de las fórmulas literarias, incluso didáctica, de enfermedades poco aceptadas en la sociedad. Si en Delirios de persecución se acercaba al lector la complejidad de las enfermedades mentales, la Elisa de Cosas que ocurren aunque tú no las veas padece Encefalopatía Miálgica, más conocido –y puede que menospreciado- como Síndrome de Fatiga Crónica.

Editada por Publicaciones MTM, Cosas que ocurren aunque tú no las veas invita a conocer a la hipnotizante Elisa, a dejarse fascinar por la acción y el suspense del thriller, y, si se quiere, a leer entre líneas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es