4 de diciembre de 2020, 12:14:35
Los Lunes de El Imparcial

RESEÑA


Richard C. Morais: Un viaje de diez metros


Richard C. Morais: Un viaje de diez metros. Traducción de Francisco Lacruz. Seix Barral. Barcelona, 2012. 288 páginas. 18 €


En principio, diez metros suponen una distancia corta, muy corta, para referirse a ellos como “viaje”. Son apenas diez pasos. Hasta diez mil leguas de viaje -y además submarino- recorren los personajes de Julio Verne en su famosa novela de aventuras. No obstante, a Hassan, protagonista de la obra de Richard C. Morais, le bastan diez metros para efectuar el viaje más importante de su vida, el que le llevará directamente del curry al magret, de la cocina india -familiar, humilde, integradora, todo un canto a la tradición- a la cima de la gastronomía francesa -refinada, exquisita, poderosamente excluyente-.

Diez metros separan Maison Mumbai, el modesto restaurante indio que la familia de Hassan, el clan Haji, regenta en el pueblecito francés de Lumiére, y Le Saule Pleurer, una exquisita institución gastronómica con una tiránica propietaria a la cabeza, Madame Mallory. El joven Hassan narra en primera persona el periplo de su familia desde Bombay a Londres y de allí hasta Lumiére. Grandes viajes desencadenados por trágicas circunstancias –estamos en la época de la Segunda Guerra Mundial– ante los cuales los Haji responden refugiándose en su propia cultura. Sobre todo, en la tradición gastronómica, parte integrante de sus vidas. Al llegar a Francia, la familia inicia el negocio al que siempre se ha dedicado: un restaurante, por supuesto de tradición hindú. “Maison Mumbai: la cultura india en Lumière” es el anuncio que aparece en los periódicos de la zona. Madame Mallory, recta, perfecta y exquisita queda espantada al saber que dicha Maison (colorida, ruidosa, olorosa) se sitúa justo al otro lado de la calle, apenas a diez pasos de su restaurante, reducto de exquisitez y sofisticación al que ha dedicado toda su vida. Maison Mumbai y Le Saule Pleurer están condenados a compartir calle, proveedores y, poco a poco, clientes. Las situaciones cómicas motivadas por el contraste entre la dos formas bien distintas de ejercer la restauración son constantes y dan fe de la gran distancia que parece separar ambas culturas. No obstante, hay sentimientos, sensibilidades y dones que traspasan fronteras, aunque haga falta toda una catarsis de algunos personajes para descubrirlo.

Hassan se ha criado entre fogones, ha compartido con sus seres queridos la elaboración y degustación de los menús de cada día y su universo está necesariamente plagado de imágenes y recuerdos que invariablemente tienen cocinas y comidas de fondo. Por ello, la lectura de sus memorias es, desde el inicio, casi una experiencia gastronómica. No solo se citan platos, ingredientes y recetas de las tradiciones india y francesa, además el lenguaje está salpicado de metáforas y comparaciones culinarias. Hassan tiene una especial sensibilidad para apreciar los sabores, olores, contrastes y posibilidades de los alimentos, y el descubrimiento de dicho don por parte de Madame Mallory cambiará el rumbo de su vida para siempre.

Nos adentramos con Hassan en el mundo de las luchas encarnizadas por las prestigiosas “Estrellas Michelín”, en los retos y dificultades que ha de enfrentar un chef actualmente y en las prácticas que rigen en restaurantes en los que cada plato es una obra de arte cuya degustación solo está al alcance de una selecta minoría, capaz de pagar por él cifras desorbitadas. Sin embargo, la novela de Morais -que bien podría ser catalogada de “gastronovela” junto a otras como Rapsodia Gourmet, de la francesa Muriel Barbery- ofrece un mensaje que conviene no olvidar: el buen gusto, don del que el esnob carece por completo, puede hallarse en los lugares más insospechados, en templos gastronómicos de primer orden y en pequeñas casas de comidas, en chefs internacionalmente reconocidos y en jóvenes inmigrantes que saborean cada instante de la vida. Madame Mallory dixit.

Por Lorena Valera Villalba
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es