20 de enero de 2020, 8:12:57
Opinion


Venezuela, de un país descentralización a uno “comunal”



A poco más de un mes de su tercera reelección consecutiva y en la cuenta atrás de los comicios regionales, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez ha puesto en el asador su “Plan Socialista” para los siguientes seis años de gobierno, en el cual se desglosa dos aspectos tan interesantes como aterradores para la democracia del país petrolero, ya que suponen la radicalización del llamado “proceso” bolivariano.

Impulsar una constituyente y la instauración de sistemas comunales con capacidad de “autogestión”, son los puntos que más eco se han hecho dentro de la opinión pública venezolana, saltando las alarmas dentro de una oposición que se juega todo en las elecciones de este 16 de diciembre, en donde nuevamente cerca de 19 millones de ciudadanos son convocado a las urnas para elegir a sus gobernadores.

Una vez más, Chávez, quien ha dilatado de forma notable sus apariciones públicas tras su “triunfal” victoria del 7-O, hace alarde de su forma arbitraria y negligente de gobernar, como ya nos tiene acostumbrados, gracias a un oficialismo al que le gusta jugar a ser marionetas y a una oposición que tras su derrota, no ha mostrado la necesaria contundencia para defender y hacer valer los más de seis millones de venezolanos que manifestaron en las papeletas de votación su descontento por el actual Ejecutivo.

Modificar una constitución que apenas tiene 11 años de vigencia e implantar un sistema comunal, que tarde o temprano terminaría aniquilando los gobiernos regionales y municipales, es una violación en toda regla de la actual Carta Magna venezolana como al estado de derecho de un país administrado a punta de politiquería barata y no por el consenso de un debate democrático y nacional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es