22 de septiembre de 2019, 8:15:11
Sociedad

Javier Serrano presenta 'El manual del buen corredor'


Cómo correr y no acabar "abrazado a una farola soplando como una gaita"


"Empezar a correr es muy sencillo si sabes cómo". Así lo explica a EL IMPARCIAL el periodista, escritor y bloguero especializado en atletismo Javier Serrano, que acaba de publicar 'El manual del buen corredor' (Esfera de los Libros), una guía práctica y escrita con humor para disfrutar del deporte y convertirte en un gran corredor. Lleno de consejos y pautas para todos los niveles, desde principiantes a maratonianos, el manual incluye planes de entrenamiento para no acabar "abrazado a una farola soplando como una gaita".


¿Por qué es bueno correr?
En primer lugar porque correr te hace sentir bien. Más allá de objetivos deportivos y de la inquietud por superar marcas, correr te hace sentir bien en el día a día. Compruebas que tus rutinas en tu trabajo o en casa las haces con mucha más satisfacción, no estás ‘muerto’ cuando llegas a casa por las tardes. Correr llega incluso a mejorarte el humor.

¿Por qué engancha?
Técnicamente, los científicos, los fisiólogos y los que entienden de estas cosas explican que correr es una actividad que libera endorfinas en el cerebro y eso genera una sensación de placer que a todos nos resulta muy agradable. Los que no sabemos explicarlo con esa precisión, lo que sí percibimos es ese bienestar que produce, hasta el punto en que ocurre lo contrario: es el día que no sales a correr cuando te sientes como un león enjaulado. Correr te deja suave como un guante y, más allá de explicaciones científicas, tiene unos efectos muy positivos para, incluso, el carácter que son muy recomendables.

Correr se ha puesto de moda. ¿Tiene que ver realmente con las ganas de cuidar nuestra salud o con la crisis al ser un deporte barato de practicar?
En primer lugar, creo que corremos por el deseo de cuidarnos. Los que salimos a correr no tenemos 14 o 20 años, a esas edades se buscan deportes más entretenidos como el futbol, tenis o baloncesto. Sin embargo, los que corremos estamos más entrados en años y tenemos un primer objetivo que es cuidarse. Todos cumplimos años y correr es una actividad que nos permite estar muy bien y conservarnos estupendamente. Buscamos también el buen humor y la felicidad.

PIE DE FOTOEs verdad que la crisis lo que ha hecho es empujar esto de correr porque entre irme a un gimnasio o salir a correr al parque, me resulta más fácil, desde el punto de vista logístico, y muchísimo más barato salir a correr al parque. Lo único que necesito es comprarme las zapatillas adecuadas, y tampoco necesito gastarme 200 euros en comprarme las zapatillas último modelo, las hay desde 15 euros.

Además, si pagas un gimnasio tienes unas horas y, cómo quieres amortizarlo, vas obligado. Correr es más sencillo, te apetece, vas y punto. No tiene mayor complicación, nuestro campo de juego es el mundo, no necesitas reservar pista, con poner el pie en la calle ya tienes el mundo a tus pies.

¿A qué edad es conveniente que empiecen a correr los niños? ¿Hay que tener algún cuidado especial con los más pequeños?
Lo importante en los niños es que lo hagan cuando a ellos les apetezca y les entretenga. De hecho, las escuelas de atletismo para niños mezclan la carrera con otros juegos. Edad no hay. Si les apetece, que corran, es buenísimo, pero a esos años, desde luego, sin pauta, según les vaya pidiendo el cuerpo.

Lo normal es que a edades tempranas les apetezca probar otro tipo de deportes, pasárselo bien y correr como una actividad más dentro de lo que hagan. Luego, según vayan cumpliendo años, verán si lo de correr específicamente les gusta.

Un consejo fundamental para el que empieza…
Empezar a correr es muy sencillo si sabes cómo. La clave es que los objetivos que te marques estén a tu alcance. En el libro, por ejemplo, se dan consejos para los que no ha corrido nunca y el primer plan de entrenamiento que se incluye establece correr tan sólo 4 minutos y ni siquiera seguidos: primero caminar a buen ritmo 5 minutos, corres dos, caminas dos, corres dos, caminas otros dos y te vas a casa a duchar. Has estado 13 minutos de los cuales 9 has caminado, 4 has corrido y te vas a casa encantado de la vida.

¿Por qué es clave hacer este tipo de cosas? Porque si el primer día que corres te haces 20 minutos, 30 o 40 acabas abrazado a una farola soplando como una gaita con los ojos fuera de las órbitas y es cuando empezamos todos con el "esto no es para mí… qué aburrido… qué sufrido". Claro, hemos hecho una burrada. Por tanto, la clave para empezar es que te marques unos objetivos que estén dentro de tus posibilidades.

Si empezamos desde unos ejercicios asumibles iremos con ganas a por el siguiente entrenamiento. Si lo vamos haciendo así, podremos ir aumentando. Los primeros días puede parecer que son cargas ridículas, pero al mes o los dos meses ya vas a estar haciendo esos 15 ó 20 minutos del tirón, con cierta soltura y a partir de ahí ya sí que puedes ir construyendo lo que tú quieras. De ahí a correr una maratón va un trecho, pero se van quemando etapas poco a poco.

¿Qué me voy a encontrar en 'El manual del buen corredor'?
El lector se va a encontrar un libro muy didáctico, muy práctico, con multitud de consejos, de pautas, de enseñanzas, un verdadero manual. Además, está escrito con humor (relata vivencias reales). Es para todos los públicos (vale para principiantes y para el que está preparando maratones), el abanico de consejos es muy amplio. Y, como es un libro que está escrito por un desgraciado que ha pasado exactamente por lo mismo que el que quiere correr, va a generar una empatía, una identificación, con uno que ha cometido todos los errores que luego advierte.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es