25 de septiembre de 2021, 6:29:08
Opinión


CORRUPCIÓN EN CONVERGENCIA

Luis María ANSON


Pedro J. Ramírez ha hecho un gran servicio a la verdad. La publicación del texto completo de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) vincula de forma inequívoca a Convergencia con prácticas de corrupción. Y no solo el partido se benefició de la actividad delincuente también, di¬recta e indirectamente, Artur Mas y otros líderes.
A pesar de los esfuerzos de algunos dirigentes catalanes para borrar huellas, la policía ha sido capaz de concluir un informe incontrovertible que confirma aquella inolvidada intervención de Maragall en el Parlamento catalán en el que el político socialista solo se equivocó en el tanto por ciento de las mordidas. Él creía que era del 3% cuando la realidad elevaba la cifra al 4%, a repartir entre el partido y algunos de sus dirigentes.
Refugiarse en la púrpura del secesionismo de nada sirve. Aún más, a muchos les parece cada vez más claro que la tempestad de la independencia se ha desencadenado, al menos en gran parte, como coartada para oscurecer los delitos y para evitar que la Justicia española los sentencie.
Artur Mas, en lugar de exabruptos, tiene la obligación política y sobre todo moral de responder una a una a las acusaciones vertidas en el documento de la UDEF. Si no es capaz de dar una explicación convincente se sentará antes o después en el banquillo de los acusa-dos para explicar, como dice Pedro J. Ramírez, cuánto se ha llevado y cómo se lo ha lleva-do.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es