12 de noviembre de 2019, 7:53:17
América

Proceso de paz en Colombia


Liberan a cuatro ciudadanos chinos secuestrados desde 2011 en Colombia


Cuatro ciudadanos chinos secuestrados desde 2011 han sido liberados en Colombia, tras permanecer 17 meses en cautiverio y cuyo rapto fue atribuido a las FARC, pese a que la narcoguerrilla no se ha atribuido su presunta autoría. Según fuentes oficiales, un grupo de individuos "no identificados" entregaron el miércoles por la noche a los ingenieros Zhau Hong, Yang Jing y Tang Guo Fu, al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un área rural cercana a San Vicente del Caguán, en el sureño departamento de Caquetá.


PIE DE FOTO


Cuatro trabajadores chinos de una petrolera fueron liberados en Colombia tras 17 meses de secuestro, atribuido por el Gobierno a las FARC, sin que esta guerrilla, inmersa en las negociaciones de paz en Cuba, se haya pronunciado sobre su supuesta autoría.

Un grupo de individuos "no identificados" entregaron el miércoles por la noche a los ingenieros Zhau Hong, Yang Jing y Tang Guo Fu, así como a su traductor, también de nacionalidad china, al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un área rural cercana a San Vicente del Caguán, en el sureño departamento de Caquetá.

Así lo explicó hoy en una rueda de prensa el delegado del CICR en Colombia, Jordi Raich, quien detalló que uno de los asiáticos liberados presenta "problemas para caminar".

"Uno de los ellos tiene problemas de motricidad", remarcó Raich, mientras que el resto está "en general bien". Según el responsable del CICR, "personas de civil" entregaron el miércoles por la noche a los cuatro asiáticos en el mismo área donde fueron hechos cautivos el 8 de junio de 2011.

También dejó claro que la misión de este organismo no es informar ni investigar quienes fueron los responsables del secuestro, sino mediar para que los cautivos recuperen la libertad.

"Nosotros no sabemos quién nos ha entregado a esas personas y nosotros no investigamos esos hechos porque no es nuestra competencia, somos una organización puramente humanitaria", apuntó.

En los mismos términos se pronunció ante los periodistas el embajador de China en Bogotá, Wang Wiaoyuan, quien dijo que por ahora "no se sabe" quienes fueron los autores.

Poco antes la Policía Nacional había atribuido a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el secuestro, mientras el viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, acusaba a esta guerrilla de "doble moral".

Estos sucesos "demuestran nuevamente esa doble moral y ese doble discurso que tiene las FARC frente a los anuncios que hicieron en su momento de que no tienen ningún secuestrado y lo que demuestra precisamente esta liberación es que sí los tenían en su poder", afirmó Bedoya.

El Gobierno culpa a la guerrilla en razón de una carta incautada en septiembre de 2011 durante un operativo militar contra el frente 27 de la FARC, según el diario El Tiempo.

En esa misiva, dirigida por el supuesto líder de ese frente guerrillero, conocido como "Bayron", a Fardy Edilson Parra, alias "Brayan", del Bloque Oriental, se calificaba el secuestro de los asiáticos como una "moñona", es decir, un golpe perfecto.

Según la organización País Libre, dedicada a analizar y contabilizar el secuestro en Colombia, entre enero y septiembre de 2012 se registraron 230 casos, de los que el 80 % se atribuye a la delincuencia común.

Sin embargo, la presidenta de País Libre, Clara Rojas, aseguró a Efe que los trabajadores chinos sí fueron secuestrados por las FARC e indicó que esta guerrilla mantiene aún 27 cautivos, y cuatro de ellos fueron secuestrados entre julio y septiembre.

El pasado febrero, el grupo insurgente liberó a una decena de militares y policías y anunció que renunciaba al secuestro como mecanismo de financiación de su lucha armada.

Y en septiembre, cuando ya se había hecho público el proceso de paz con el Gobierno, el grupo insurgente aseguró en La Habana que no tenía "prisioneros de guerra".

Los cuatro ciudadanos chinos, que ya están libres en Bogotá y planean regresar a su país en las próximas horas, trabajaban para Great Western Drilling Company, una empresa contratista de la petrolera Emerald Energy que opera en Caquetá.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es