21 de abril de 2019, 4:25:58
Economía

Presentación del Sareb


Romana explica el ‘banco malo’: ni es banco ni es malo



Belén Romana, presidente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, Sareb, ha querido dejar claro que el nombre popular que se le ha dado a la sociedad que preside –banco malo, traducción directa de la voz anglosajona ‘bad bank’, que designa otras iniciativas similares en países como EEUU o Irlanda-, no es correcto. “Ni es un banco ni tampoco es malo, es una buena sociedad”, ha dicho. Se trata de una entidad que gestionará en los próximos quince años los activos tóxicos de la banca española, y que tratará de venderlos, al mejor postor, con la finalidad de obtener “el máximo beneficio para los accionistas”. Buscarán para ello clientes mayoristas, y sólo acudirán al mercado minorista de manera residual, ha dicho.

La composición accionarial de la sociedad es la que permite decir a Romana que se trata de una entidad privada, a pesar de que su principal accionista es público. En concreto, el 55% queda en manos de inversores privados, y el 45% en manos del FROB. La estructura de ese accionariado privado se nutre de entidades financieras españolas, y del alemán Deutsche Bank y el británico Barclays, dos bancos que cuentan con filiales españolas.

Romana ha resaltado que hay un “enorme interés” por parte de inversores extranjeros de entrar en el capital del vehículo que gestionará los activos tóxicos de la banca española, y que están conversando con varios de ellos para que esa inversión se materialice. “Vamos a buscar todas las vías de financiación posible”, ha remarcado.

En cuanto a los objetivos de la Sareb, ha dejado claro que son maximizar los beneficios de esos activos ligados al sector inmobiliario, y que para ello cuentan con un plazo de 15 años, lo que les permitirá elegir el momento de venta más favorable, dentro de los ciclos a los que está expuesto el sector.



Sobre los posibles conflictos de interés que puedan surgir entre la Sareb y las entidades sanas que busquen vender activos similares ha destacado que la sociedad que preside “no busca destruir el mercado” en el que pretende actuar porque supondría destruir su propio mercado.
Ante la expectación de la prensa Romana ha dicho que no contempla un escenario de pérdida de valor de los activos y que no cree necesaria una futura ampliación de capital de la sociedad.

Consejo de administración
Romana ha explicado que el consejo de administración del Sareb estará compuesto por 15 miembros, cinco de los cuales serán independientes. En cuanto a los salarios, ha explicado que serán similares a los de otras entidades que están bajo control público.

También ha aclarado que no habrá exenciones fiscales para Sareb, y que habrá limitaciones en el pago de dividendos a los accionistas de la entidad, a pesar de que no ha desvelado de qué naturaleza.

Los activos tóxicos de la banca española entrarán en el conocido como ‘banco malo’ el 31 de diciembre de este año.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es