18 de enero de 2020, 8:31:01
América

El mandatario colombiano asegura que el diálogo "va bien"


Santos: "El proceso de paz con las FARC tiene más apoyo del que esperaba"


El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, mantiene su optimismo hacia el proceso de paz que su Gobierno inició con las FARC el pasado 15 de noviembre. El mandatario reconoció a el diario 'El Tiempo' que el diálogo ha recibido más apoyo nacional e internacional de lo que él esperaba y que las conversaciones "hasta ahora van bien".


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha reconocido que las negociaciones abiertas con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tienen "más apoyo del que esperaba", aunque ha insistido en que el proceso debe concluir antes de finales del año próximo.

"Sigo insistiendo, y no es un capricho: este proceso, para que sea exitoso, debe demorar meses y no años. Si hay voluntad, en la próxima Navidad debemos celebrarla en paz y con el conflicto concluido. La alternativa es seguir muchísimos años más dándonos bala, como lo hemos hecho en los últimos 50 años", ha afirmado Santos en una entrevista concedida al diario colombiano 'El Tiempo'.

Al ser preguntado sobre la marcha de las negociaciones, el mandatario ha dicho que "hasta ahora van bien". "Los delegados regresaron el viernes pasado y me dijeron que van avanzando en forma lenta pero van avanzando", ha explicado.

En ese sentido, al ser interrogado si el proceso tiene muchos enemigos, Santos ha afirmado que "al contrario". "Me ha sorprendido que tiene mucho más apoyo nacional e internacional de lo que yo esperaba", ha indicado.

En cuanto al contencioso territorial con Nicaragua, Santos ha lamentado que el Tribunal Internacional del Mar haya fallado "en equidad y no en derecho" y ha insistido en que la sentencia "no se aplica hasta que los derechos sean reivindicados y garantizados al futuro". Para Santos, es un dictamen "absurdo e inconsistente".

Sin embargo, ha destacado la buena disposición de las autoridades nicaragüenses para negociar el futuro de las aguas adjudicadas a Managua y a respetar los derechos de los pescadores del archipiélago colombiano de San Andrés.

El Congreso tilda a las FARC de "arrogantes"

El optimismo de Santos contrasta con algunos ejes de su Ejecutivo, que manifiestan sus dudas hacia el diálogo de paz. Este domingo el Congreso de Colombia ha calificado de "arrogantes" las declaraciones ofrecidas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al término de la segunda ronda de negociaciones en La Habana, en las que la guerrilla subraya que no tiene "nada" que entregar.

La sede legislativa se ha referido a la rueda de prensa que el 'número dos' de las FARC, alias 'Iván Márquez', ofreció el pasado viernes, en la que demandó al Gobierno resultados concretos para el cambio del "antidemocrático" modelo político y social del país iberoamericano.

"Las FARC no estamos en proceso de negociación, pues nada tenemos que entregar, pero sí mucho que exigir como parte de esa ingente masa de desposeídos que claman por tierra, vivienda, salud, educación y verdadera democracia", dijo el líder guerrillero.

En respuesta, el presidente del Senado, Roy Barreras, ha considerado que dichas declaraciones "son arrogantes", al tiempo que ha indicado que la guerrilla "se equivoca", subrayando que "en cualquier negociación todas las partes tienen que ceder".

"Claro que tienen que entregar. Para empezar: los secuestrados, los mapas de desminado y toda la verdad sobre los actos de violencia, tal y como reclaman las víctimas de los mismos", ha sostenido, en declaraciones recogidas por Caracol Radio.

Además, ha señalado que el grupo armado "se equivoca doblemente si no expresa su voluntad de ceder en aras de la paz". "Las FARC también se equivocan si creen que será un diálogo eterno, sin avances concretos", ha añadido.

El pasado mes de octubre, el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC iniciaron en Oslo un diálogo de paz que, un mes después se trasladó a La Habana, donde se espera que continúen las negociaciones hasta junio de 2013, fecha límite establecida por las autoridades colombianas.

Las partes tratan de resolver cinco décadas de enfrentamiento armado a partir de una agenda temática que versa sobre las condiciones del fin del conflicto, la participación política de las FARC, la compensación a las víctimas, la lucha contra el narcotráfico y el desarrollo rural.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es