29 de mayo de 2020, 9:58:01
Economía

CE


Juncker se arrepiente ahora del ritmo de ajuste exigido a España



El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha admitido este jueves que "tiene muchas dudas" sobre el ritmo de ajuste presupuestario que se exige a algunos países de la eurozona, como España, por considerar que "subestima" la "enorme tragedia del paro".

"Tengo muchas dudas sobre el ritmo de consolidación que se aplica a algunos países de la eurozona. Subestimamos, no ustedes, pero algunos Gobiernos subestiman, la enorme tragedia del paro", ha dicho Juncker en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

"Tenemos una tasa superior al 11% en la eurozona cuando prometimos a los europeos que la moneda única tendría como consecuencia que los equilibrios sociales se ajustaran de forma positiva. Sin embargo, el número de parados aumenta y el paro no se ha convertido en la regla pero es una excepción notable", ha lamentado.

Por ello, Juncker ha reclamado "poner en marcha en todos los países y en Europa políticas más activas en el mercado laboral".

"Yo habría querido que creáramos un sistema de recompensas para los países que hacen todos los esfuerzos que hemos exigido", ha dicho el presidente del Eurogrupo, citando a Portugal, Grecia, Irlanda, España o Italia, que ha su juicio ha realizado "ajustes estructurales importantes".

"Yo lo he propuesto varias veces, especialmente en el caso de Portugal, reajustar el mecanismo de ajuste y las condiciones financiera y presupuestarias que lo acompañan", ha subrayado Juncker. Pero ha admitido que su posición "es minoritaria en el Eurogrupo".

Salario mínimo europeo
Juncker ha propuesto un salario mínimo europeo y otras medidas de solidaridad para evitar que "desaparezca la dimensión social de la Unión Europea" con la crisis.

"Es imprescindible ponernos de acuerdo sobre un salario mínimo legal europeo", señaló Juncker ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE).

Juncker consideró que ésa "es una medida esencial (el salario mínimo) porque si no se perderá el apoyo de la clase trabajadora en Europa".

"La dimensión social de la Unión Europea (UE) es el hijo bastardo de la unión económica y monetaria pero hay que mantenerla (...) y hablar de ella en términos concretos, no abstractos", dijo el también primer ministro de Luxemburgo.

Juncker se lamentó de "la tragedia del paro" y dijo que los altos índices de desempleo que sufren los ciudadanos europeos "son una losa a nuestras espaldas".

Asimismo, recordó que "nos habían prometido que la moneda única había traído como ventaja un ajuste positivo en los asuntos sociales" y que en lugar de ello "ha aumentado el desempleo".

Por todo ello, el presidente del Eurogrupo abogó por "más medidas de solidaridad social".

"Me hubiera gustado que hubiéramos establecido un sistema de recompensa para todos los países que realizan esos esfuerzos que se les ha exigido desde Bruselas", explicó.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es