13 de diciembre de 2019, 18:11:41
Economía

crónica económica


Los bancos europeos muestran su optimismo



Según informa EUBusiness, un informe elaborado por la consultora Ernst & Young a partir de una encuesta entre 269 entidades bancarias europeas en los dos últimos meses de 2012, el 37 por ciento del sector financiero del continente cree que su negocio va a mejorar en los próximos seis meses, por el 24 por ciento que predice un deterioro en el mismo período. Casi un 40 por ciento, en concreto 39 de cada 100 entidades, prevé un estancamiento hasta mediados de año.

El pesimismo tiene una mayor presencia en Francia, donde empatan los que creen que su negocio va a mejorar y los que creen que irá a peor, y sobre todo en Alemania, donde sólo un 19 por ciento espera una mejora.

Por supuesto que ese optimismo va por barrios o, en este caso, por países. En Gran Bretaña los optimistas son el 59 por ciento, el 51 en Italia, el 45 entre los bancos escandinavos, mientas que los españoles están en la media europea, del 37 por ciento. Uno de los autores del informe, Dirk Müeller-Troinner, observa que “las instituciones crediticias italianas y españolas creen que sus países ya han pasado lo peor de la crisis de deuda, y que su negocio va a mejorar”.

Este lunes hemos conocido, también, la opinión de otro banco, aunque éste de carácter más oficial: el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. En un informe publicado en el arranque de esta semana, el BERD considera que “los riesgos a la baja continúan cayendo, a medida que disminuye la probabilidad de un deterioro de la crisis de la eurozona”. Según la entidad, “las decisiones políticas de los últimos meses, lo que incluye la disposición del BCE de ayudar a los países que están bajo presión de los mercados de deuda soberana, ha reducido la probabilidad de un deterioro substancial y ha incrementado la probabilidad de que el área de la moneda común vea una mejora muy lenta y gradual de su economía”.

Pero lo que sabemos de los bancos europeos no hacia el futuro, sino en un pasado que nos alcanza hasta el presente, es que siguen restringiendo el crédito, como parte de su lucha por recomponer sus balances. El montante de los préstamos del mercado internacional, recabados por el banco de los bancos centrales (el Banco de Pagos Internacionales), muestra un ligerísimo crecimiento del 0,1 por ciento en el tercer trimestre del pasado año: son 26.000 millones de dólares más, que suman 29,4 billones de dólares.

Pero ese pequeño cambio total no esconde variaciones importantes por regiones del mundo. Mientras que Japón, Asia en general, o los Estados Unidos recobran terreno, las entidades europeas lo pierden. Un dato muy llamativo del informe es que de los préstamos a las empresas no financieras de los Estados Unidos, el 26 por ciento es de entidades europeas, mientras que en 2008 llegó a ser el 43.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es