27 de septiembre de 2021, 11:41:42
Nacional

Crónica política


El PP se enfrenta a "la bomba Bárcenas"



Complicadísimo día el que ha vivido la política española este jueves. La publicación por parte del diario “El País” de un supuesto listado del extesorero del PP Luis Bárcenas en el que se recogen los presuntos sobresueldos pagados en sobres a dirigentes del Partido Popular, entre ellos al presidente del Gobierno y a la actual secretaria general de esta formación, María Dolores de Cospedal, además de otras destacadas personalidades populares, ha desatado una auténtica convulsión en el mundo político. Pero como esta fiesta va por barrios también le ha tocado el turno a CiU, con dos hijos del ex presidente de la Genralitat Jordi Pujol en el punto de mira de la Justicia.

No cabe la más mínima duda de que la corrupción política se ha convertido ya en una cuestión que “agobia a los españoles”, según señalan los analistas consultados por este diario. “Si ha sido difícil asumir la crisis económica, con todo lo que conlleva, todavía es más complicado aceptar que todos los días nos levantemos con noticias que afectan a irregularidades de partidos políticos, sean del signo que sean, o hasta la propia Familia Real”. Y es que hemos llegado a un momento en el que “el que esté libre de pecado, tire la primera piedra”.

La publicación por parte de “El País” de esa lista de los supuestos sobrepago que Luis Bárcenas hizo, e incluso su antecesor Álvaro Lapuerta, hicieron a dirigentes del PP ha dejado a esta formación en una situación complicada. La secretaria general del partido ha manifestado la indignación de los populares por esta información, que, a su juicio tiene la intención de perjudicar a esta formación política y al presidente del Gobierno. Cospedal ha anunciado el establecimiento de acciones legales para aclarar esta situación, aunque no ha especificado contra quién, Bárcenas o el “El País”.

Cospedal ha asegurado rotundamente que esas anotaciones del extososero del PP no “se corresponden a la contabilidad del partido. No tenemos nada que ocultar y la información la desmiento tajantemente”. La número dos popular ha expresado la indignación que todos los dirigentes de ese partido tienen ante esta acusaciones de cobros de sobre sueldos y ha subrayado que la contabilidad de su formación política ha sido "única, clara, transparente, limpia y escrupulosamente ha sido sometida todos los años a la legalidad oficial del Tribunal de Cuentas".

El PP, además, ha emitido un comunicado en el que afirma que "las retribuciones a los cargos y personal del partido se ha realizado siempre conforme a la legalidad y cumpliendo las obligaciones tributarias correspondientes" y que no habido “pago sistemático a personas concretas de retribuciones distintas de las incluidas en las nóminas mensuales con sus correspondientes retenciones fiscales y a la Seguridad Social".

Por su parte, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy ha convocado para este próximo sábado un Comité Ejecutivo extraordinario del partido para tratar sobre este asunto. “La bomba ´Bárcenas´ puede provocar una convulsión total, o quedarse meramente en una estrategia de defensa de uno de los principales implicados en el caso Gürtell, sobre todo después de haber reconocido que se acogió a la amnistía fiscal del Gobierno para regularizar fondos evadidos a Suiza”, señalan las fuentes consultadas.

Pero, como señalan las fuentes consultadas, “viene la ley del embudo”. Y esto qué significa, que cientos de personas se han concentrado en la tarde de este jueves en la sede central del PP en la madrileña calle de Génova, así como en otras localidades españolas, para protestar por los presuntos sobresueldos cobrados por dirigentes populares. Pero como señalan las fuentes consultadas, eso sí que no ha pasado en los presuntos casos de corrupción cometidos por dirigentes del PSOE o de CiU, “donde nadie se concentró ante las puertas de los socialistas andaluces por el escándalo de los Eres o ante las puertas de los convergentes por los casos Pallerols o Palau”.

Hablando de Cataluña, el presidente de la Generalitat ha sido recibido este jueves en audiencia por Su Majestad el Rey. Una cita en la que Don Juan Carlos ha estado muy frío, según los periodistas que han asistido a este acto. Como señalan las fuentes consultadas,, “qué se podía esperar, porque que un presidente autonómico le vaya a explicar al jefe del Estado su plan independentista es para cuadrar el círculo de lo políticamente insoportable”.

Mas se ha limitado a afirmar que su encuentro con el Rey de España ha sido un regalo y un ejercicio de diálogo, pero, según se preguntan las fuentes consultas, “habrá sido capaz de exponer a Don Juan Carlos, aparte de su plan soberanista, que ha tenido que pedir al Estado otros 9.000 millones de euros, además de los 5.382 que solicitó el pasado año, para que Cataluña no entre en quiebra”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es