24 de enero de 2020, 7:26:58
Cultura

NOMINADO AL GOYA AL MEJOR DIRECTOR NOVEL POR [i]EL CUERPO[/i]


Oriol Paulo: “El espectador es quien pone las etiquetas y acaba dictando sentencia”


A dos semanas de los Goya, el cineasta barcelonés Oriol Paulo asegura que no piensa llevar un discurso preparado. El nominado a mejor director novel por el inquietante thriller El Cuerpo cree que las propuestas de los cuatro candidatos son tan diferentes y tienen aspectos tan valorables que no puede intuir el nombre que saldrá del sobre del ganador. De momento, Paulo se siente ya triunfador por haber podido debutar en el cine en momentos económicos complicados y muy satisfecho con el premio que ya le ha otorgado el público con su respuesta en taquilla. Por Laura Crespo


Pasada la resaca de las nominaciones, ¿qué sensaciones tiene a quince días de la gala de entrega de los Goya?
La verdad es que me lo tomo como el final de un viaje que ha sido muy bonito y muy intenso y que acaba de la mejor forma que podía terminar, al menos a nivel personal. Pero creo que el verdadero premio a la dirección novel este año, tal y como está el patio, es haber podido hacer la película. Nominados o no nominados, creo que todos los que hemos podido debutar este año somos muy afortunados.

Aunque supongo que es complicado hablar en estos términos sobre la película que ha dirigido uno mismo, ¿cree que El Cuerpo se merecía más nominaciones?
Obviamente, te diría que sí, pero estoy seguro de que si hablas con otros directores que tengan pocas nominaciones o ninguna te van a decir lo mismo. El tema de los premios es muy subjetivo. Yo agradezco la nominación que tenemos, es la que hay y no hay que darle más vueltas. Hay muchos tipos de premios. Este es uno que nos damos entre la gente de la industria y está muy bien que nos reconozcamos el trabajo entre nosotros, pero también existe el premio que te da el público y ahí estamos súper contentos y súper agradecidos.

Desde luego que El Cuerpo ha funcionado bastante bien en taquilla y de una forma poco común: aumentando su recaudación del primer fin de semana al segundo…
Lo que ocurre es que nos hemos pasado la promoción sin poder contar casi nada de la película para no desvelarla y porque confiábamos en que sería una historia que no dejaría indiferente, que generaría muchos comentarios al salir de la sala y en la que funcionaría muy bien el boca a boca. Efectivamente, del primer al segundo fin de semana subimos y los mantenimientos que hemos estado teniendo han sido muy buenos, con seis semanas en el ‘top ten’. A ese nivel, no es gratificando sino lo siguiente, es una pasada.

Aunque ya estaba curtido en la dirección televisiva, este es su primer largo cinematográfico. ¿Cuesta mucho, sobre todo en la situación económica actual, que una productora apueste por un director desconocido para el gran público?
Es muy complicado. Por eso digo que todos los que hemos podido debutar este año nos podemos considerar afortunados. Aún así, me gusta mucho una frase que hay en la película y que dice: “La suerte se tiene o se busca”. Creo que la suerte hay que salir a buscarla. Si he conseguido sacar adelante El cuerpo es porque he salido a partirme los dientes para poder hacerla. También es cierto que desde que empecé a escribir el guión yo tenía claro que quería una producción que se basara mucho en los personajes, en el casting, pero que fuera relativamente barata de rodar. De hecho, la película es confrontación entre cuatro personajes, no hay más.

Ese es quizás otro de los enigmas de El Cuerpo: ¿Cómo conseguir ese espectacular reparto en una ópera prima?
El guión ha sido la semilla a partir de la cual ha crecido todo. La primera persona que lo leyó fue Belén Rueda, ella entró y partir de ahí hubo una especie de efecto dominó que fue construyendo todo el casting. Todos entraron a raíz de leer el guión. A Belén ya la conocía del rodaje de Los ojos de Julia y tanto a Jose (Coronado) como a Hugo (Silva) les hicimos un casting en el que creo que nos probamos mutuamente: yo a ellos y ellos a mí.

¿Puede entenderse la categoría de mejor director novel como una toma de pulso del cine que nos espera, del cine español que vamos a poder ver en la próxima década?
Otros años no lo sé porque no tengo la memoria tan fresca ahora mismo, pero este año diría que sí. Las cuatro películas son muy diferentes. La de Enrique Gato (Las aventuras de Tadeo Jones) es una película de animación que además ha sido un bombazo, El Cuerpo es un thriller con tintes de terror y cine negro, la cinta de Paco León (Carmina o revienta) es un formato muy experimental pero a la vez muy auténtico y directo y la película de Isabel Ocampo (Evelyn) es un thriller con un toque social que se identifica mucho con lo que es el cine español. Creo que un poco sí, y ojalá sea así y continúe esta variedad de películas.

¿Por qué cree, entonces, que una gran parte del público sigue relacionando el cine español con cierta monotonía temática?
Creo que en el cine hay una inercia en la que poner etiquetas es lo más fácil. El trabajo de los directores, los guionistas y todos los que estamos implicados en hacer películas es intentar llegar al espectador para que llene las salas. El espectador es quien pone las etiquetas y acaba dictando sentencia. Si entre todos conseguimos llevar al espectador a las salas y convencerle de que estos tópicos son algo vacío, todas las partes saldrán ganando. De todas formas, por poner un ejemplo, El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006) es una película que tienen un trasfondo de la Posguerra Civil que es alucinante y, sin embargo, fue un bombazo en taquilla. Hay una facilidad muy grande para poner etiquetas, pero al final creo que el esfuerzo de todos es llegar al espectador y si llegamos, las etiquetas se van a caer.

Quizá es una etiqueta, pero a veces también se asocia cine comercial con mal cine…
Pasa porque, de nuevo, es lo fácil. Llevar a la gente al cine es muy complicado. Si fuera sencillo otro gallo cantaría, con lo cual no se le puede quitar mérito a una película por el hecho de que sea comercial, de ninguna manera.


Belén Rueda en un fotograma de El Cuerpo.


¿Se valora más el producto cinematográfico español fuera de España
No lo sé muy bien, pero creo que conforme van pasando los años la percepción que tiene el público sobre nuestro cine está cambiando. Sin embargo, y hablando desde mi experiencia de una única película, sí es cierto que cuando sales fuera a festivales acabas notando que el público conoce mucho y muy bien nuestro cine. Fuera se valora mucho nuestro cine y es bastante alucinante darte cuenta, te provoca una satisfacción muy grande. Pero sí que creo que la percepción aquí está cambiando.

Parece que cuando despegan ideas y talentos en nuestro cine el momento económico no acompaña…
Parece paradójico que este año, que ha sido el peor de la crisis, es cuando el cine español presenta unos números muy buenos. Pero tampoco nos podemos olvidar de que casi todas las películas que han salido este año al mercado vienen de años anteriores. Yo iba a hacer El Cuerpo en el año 2010, esto es un viaje largo. Aún así, la conclusión que yo saco es que, a pesar de que todo está tan mal y de la crisis que nos está golpeando, hay que seguir confiando en el cine y en la gente que hacemos cine. Los números están ahí. Eso sí, puntualizando que tiene que existir todo tipo de cine, el cine comercial y el cine de autor, y que el justo medio es a donde tenemos que llegar.

En el caso de uno de los nominados a mejor director novel, Paco León, también se ve la innovación en la forma de distribución de las películas, estrenándola al mismo tiempo en salas y en portales especializados de Internet. ¿Cómo ve esta relación de la Red con la industria cinematográfica?
Desde luego que no se puede negar la influencia de Internet en el modelo de la industria, pero sí veo necesario establecer una serie de normas o acuerdos para que la excepción se convierta en norma. Lo de Paco es novedoso y a lo mejor no tendría que serlo. Creo que está muy bien, porque hay películas que se hacen con la voluntad de llegar a las salas y que buscan una experiencia más de grupo, la catarsis colectiva, y hay otras películas que a lo mejor admiten más ser consumidas en la pantalla del ordenador o en la tele de tu casa. Al final, de lo que se trata es de ponerle vaselina y buscar soluciones a las situaciones porque negar la existencia de Internet queda absurdo.

¿Tiene ya nuevos proyectos en mente?
Lo que estoy barajando ahora es una película con un trasfondo de ciencia ficción, también thriller, pero que mira más al melodrama. Y hasta ahí puedo leer.

La ciencia ficción es otro de los géneros que antes chirriaban cuando se hablaba de cine español y que poco a poco va estando más presente…
Creo que se le está perdiendo un poco el miedo a cómo contar las historias. Al final lo que contamos es siempre lo mismo pero en el ‘cómo’ sí que nos atrevemos a ir más allá.

¿Se plantea volver a la televisión después de haber dado el salto al cine?
No descarto nada. A mí lo que me gusta es contar historias y se pueden contar tanto en el cine como en la televisión y en otros medios. Dependerá un poco de lo que vaya pasando. En televisión se están haciendo cosas muy chulas, aunque creo que en España aún nos falta ese plus de confianza para atrevernos a hacer según qué tipo de series, romper moldes y experimentar con los formatos. Estamos empezando a ir en la buena dirección pero creo que falta pegar el puñetazo sobre la mesa y decir ‘claro que somos capaces’.

De cara al próximo día 17, ¿se ve con posibilidades?
Son cuatro películas muy distintas. Creo que se puede valorar la innovación de Paco, el salto al ‘mainstream’ de Enrique o la conciencia social desde el punto de vista muy personal de Isabel. En mi caso, El Cuerpo tienen una taquilla muy buena y es una película que te atrapa desde el minuto uno y no te suelta hasta el final, algo muy complicado que creo que también se puede valorar. Es muy difícil. Pase lo que pase, los cuatro estamos ahí y tenemos que estar contentos porque hemos conseguido hacer una película.

¿Llevará discurso preparado por si acaso?
No creo. Me han dicho que es mejor que lo lleve, pero como te dan un minuto creo que me voy a poner más nervioso si intento preparar un discurso que quepa ahí. En el supuesto de que pasara, lo único que voy a poder hacer es dar las gracias a todo el mundo, y eso me saldría de dentro.

¿Ve alguna clara favorita entre las nominadas a mejor película y mejor director?
Queda muy mal decir una (risas). Creo que lo previsible es que todo se cueza entre Blancanieves y Lo imposible, pero tanto Grupo 7, que me parece un peliculón, como El artista y la modelo pueden pegar la campanada en alguna categoría importante.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es