18 de septiembre de 2019, 2:50:05
Opinion


FELIPE GONZÁLEZ, A FAVOR DEL PACTO PP-PSOE PARA SUPERAR LAS CRISIS

Luis María ANSON


Reapareció el hombre de Estado, el político que se alzó en 1982 con 202 diputados y pudo reformar la Constitución a su antojo. No lo hizo sino que se mantuvo leal al pacto de Estado entre los dos grandes partidos, clave de la Transición.

Felipe González se ha enfrentado públicamente con la política de Rubalcaba. Se inclina por propiciar un pacto de Estado entre el PP y el PSOE con el fin de superar la crisis económica y, sobre todo, la institucional. Rubalcaba debe llegar a un acuerdo de fondo con Rajoy, dijo el expresidente, para “sanear la vida política, reformar la vida institucional y de los partidos, y enfrentar la crisis económica con más sentido de lo que se ha hecho hasta ahora”.

Más claro, imposible. Felipe González, conforme el espíritu de la Transición, pro-pugna un renovado pacto entre el PP y el PSOE, que en estos momentos, tiene especial importancia, frente al desafío secesionista de Oriol Junqueras y su marioneta Arturo Mas. Algunos planteamos a Mariano Rajoy el verano pasado la necesidad de una declaración conjunta PP-PSOE, más del 80% del voto popular, para atajar de raíz la pirueta secesionista catalana. Al mejor estilo arriólico, Rajoy no movió un dedo. Rubalcaba tampoco. Ha tenido que venir Felipe González a recordar a ambos líderes el deber que tienen de servir al pueblo español por encima de partidismos estériles y personalismos aldeanos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es