14 de octubre de 2019, 12:50:29
Cultura

[i]Blancanieves[/i] es la gran triunfadora con un total de diez galardones


La gala de los Goya se convierte de nuevo en un mitin político en contra de las medidas del Gobierno


La arriesgada apuesta de Pablo Berger, una Blancanieves muda y en blanco y negro, se ha alzado como la gran triunfadora en una edición de los Premios Goya que se ha convertido, de nuevo, en un mitin político, esta vez en contra de las medidas del Gobierno de Rajoy. Con diez galardones, la cinta protagonizada por Maribel Verdú no ha conseguido, sin embargo, el reconocimiento a la mejor dirección, que ha recaído en Juan Antonio Bayona por Lo Imposible. Vea aquí las mejores imágenes de la noche


Con diez galardones, la versión muda y en blanco y negro de Blancanieves, de Pablo Berger, ha sido la gran triunfadora de la XXVII edición de los Premios Goya en una gala marcada por el tono crítico y reivindicativo tanto de los premiados como de la presentadora, Eva Hache, y quienes se han encargado de entregar premios y amenizar el evento con sketches y números musicales. La subida del IVA, los recortes en las subvenciones públicas al cine, pero también los desahucios y la situación general de los servicios sociales han protagonizado los discursos.

A la película de Berger, le siguen Lo Imposible, con cinco premios que incluyen el de mejor director para Juan Antonio Bayona, y, la gran sorpresa de la noche, Las aventuras de Tadeo Jones, que acumula tres galardones, entre ellos el de mejor director novel para Enrique Gato.

La gala ha comenzado con una recreación en tono cómico del cásico español Bienvenido Mr. Marshal, esperando, precisamente, un buen "plan de rescate" para el cine español, para el que no han faltado por parte de la presentadota Eva Hache irónicas felicitaciones a José Ignacio Wert, menciones a los recortes y a la Casa Real o al agujero de Bankia.

Después, ha pasado al humor metacinematográfico para aminorar la tensión, diciéndole a Juan Antonio Bayona que prefería "otro tipo de cine para acabar mojada", en referencia al tsunami que filma en Lo imposible, y a Javier Bardem le ha tocado el tema tabú, el del embarazo de Penélope Cruz. "Felicidades a Penélope, que está nominada por Volver a nacer y también va a estar nominada a "volver a parir", ha dicho.

Blancanieves se ha alzado con los Goya a la mejor película, la mejor actriz, la mejor actriz revelación, el mejor guión original, la mejor música, la mejor canción, la mejor dirección de fotografía, la mejor dirección artística, el mejor maquillaje y peluquería y el mejor diseño de vestuario.

Más que emocionada ha subido Macarena Gómez a recoger el Goya a la mejor actriz revelación por si deslumbrante Blancanieves flamenca y muda. "Muchas gracias, muchas gracias, muchas gracias", ha repetido la actriz, muy emocionada, que ha compartido el galardón con las otras nominadas, con el director Pablo Berger y, "sobre todo", con Sofía Oria, a la que se ha referido como "la otra mitad de Blancanieves" y que interpreta este papel en su edad infantil.

Tras diez nominaciones y sólo un Goya, Maribel Verdú consigue su segundo galardón por su papel de la malvada madrastra de Blancanieves. "Me gustaría dedicar este Goya a toda esa gente en este país que ha perdido sus casas, sus ilusiones, sus esperanzas, su futuro, e incluso sus vidas, por culpa de un sistema quebrado, injusto, obsoleto que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos", ha dicho Maribel Verdú al recoger su premio.

Dedicó también parte de su agradecimiento a Pablo Berger por darle "la mala más mala en 29 años de carrera" a la que le ha "cogido el gusto". "Gracias -ha insistido dirigiéndose al director de Blancanieves- porque entiende la profesión como yo la entiendo, como una manera de disfrutar y hacer disfrutar a los que te rodean y por no hacer sufrir a nadie; por tu educación constante y por tu paciencia infinita".

A la espera de saber si el próximo domingo se trae a España un Oscar por el vestuario de Los Miserables, el diseñador Paco Delgado ha ganado su primer Goya por vestir a Blancanieves de torera y a su malvada madrastra de "fashion victim" folclórica.

"Este año estoy nominado para muchos premios, pero éste es el que más ilusión me hacía recibir, porque es el de nuestra cinematografía, a la que debo toda mi carrera", ha señalado un "superorgulloso" Delgado al recoger su Goya, "el más caro de toda la historia del cine por la subida del IVA", ha añadido.

De las 14 candidaturas en las que estaba presenta, Lo Imposible se ha impuesto finalmente en cinco, incluyendo la de mejor dirección para Juan Antonio Bayona. El realizador catalán, que ya ganó el Goya al mejor director novel por su anterior filme, El orfanato, muy emocionado y llorando, ha querido dedicar el Goya a "mucha gente que esta noche no puede estar aquí", en referencia a las víctimas del tsuami que arrasó las costas de Tailandia en 2004 y en el que está basada Lo imposible. En ese momento, Bayona ha abandonado el escenario para entregar el Goya "a quien representa a esas personas", que es María Velón, la mujer que ha inspirado el personaje que en el filme interpreta Naomi Watts y que también es coguionista de la película.

"Este Goya pertenece a 230.000 personas", ha agregado Bayona, que ha dedicado el premio al equipo que ha hecho la película, a las personas que la han visto en España y en el mundo.

Y también se ha referido a la nueva generación de cineastas españoles, salidos tras 40 años de miseria y que ahora miran hacia delante "con ambición", la de hacer "películas grandes", que está bien. "El cine español necesita películas grandes, medianas y pequeñas y que vosotros os sigáis emocionando"

Como era previsible, Lo Imposible ha arrasado en las categorías técnicas (mejor montaje, mejor sonido y mejores efectos especiales) y en el reconocimiento a la mejor dirección de producción.

Aunque partía como la segunda favorita, el Grupo 7 de Alberto Rodríguez se va a casa con sólo dos premios, eso sí, dos que se encuentran entre los más cotizados. Uno de ellos, el de mejor actor revelación, abría la gala premiando al malagueño Joaquín Núñez por su papel de uno de los policías encargados de limpiar Sevilla antes de la Exposición Universal de 1992. Tras calificar el premio recibido de "maravilloso", ha querido compartirlo con todos sus compañeros de "Grupo 7" y se lo ha dedicado a su familia, al público, "al amor y a todos los que han trabajado para que el cine español se escriba con mayúsculas".

Además, Julián Villagrán ha logrado el Goya al mejor actor secundario por su papel de yonqui en la película de Rodríguez. Esta era la segunda nominación para el actor gaditano, que ya optó al Goya en 2008 por Bajo las estrellas. Villagrán, compartió el premio con "esos enormes actores" que han estado nominados con él y a otros que "han hecho buenísimos trabajos este año". Y sobre su papel, ha señalado con humor: "yo poco he tenido que hacer aquí porque para mí hacer de yonqui... no tiene ningún mérito", entre las risas del auditorio.

El animador y cineasta Enrique Gato ha conseguido en esta edición de los Goya uno de los hitos en toda la historia de los premios, el de conseguir el Goya a la mejor dirección novel con una película de animación, Las aventuras de Tadeo Jones, que ha roto todos los esquemas preconcebidos sobre el cine de animación con cinco nominaciones y tres premios.

Gato ha dado las gracias a la Academia de Cine "por quitarse de encima todos los prejuicios que se le achacaban", por hacer que un filme animado llegara a esta categoría de dirección novel y se llevara el premio. El animador ya ganó dos Goya por esos dos cortos y ahora el conseguido por el largometraje salido de la misma idea confirman que el realizador acertó al alargar la historia de este albañil metido a arqueólogo.

Además del premio a la mejor dirección novel, Las aventuras de Tadeo Jones se ha hecho con el galardón a la mejor película de animación y al mejor guión adaptado.

Además, el veterano actor José Sacristán, ha conseguido esta noche el primer Goya de su extensa carrera al ser considerado por la Academia de Cine como el mejor actor protagonista del año 2012 por su trabajo en El muerto y ser feliz, de Javier Rebollo. Sacristán, miembro fundador de la Academia y que nunca había sido nominado, ha recibido la ovación de la noche e incumplió su promesa de ser breve, que había expresado en las semanas anteriores a la entrega.

"Se ha hecho de rogar, don Francisco. Pero ha valido la pena esperar a David (Trueba) -que le dirige en Madrid, 1987- y a Javier (Rebollo) -en El muerto y ser feliz-, gente joven con talento y con coraje, que saben de cine, que lo aman y lo pelean".

"Me siento muy orgulloso de ser parte de esta nueva generación de cineastas que vienen demostrando no solo un talento inmenso sino un coraje fuera de lo normal", ha dicho.

Uno de los discursos más duros con respecto a la situación económica de España ha sido Candela Peña, ganadora del Goya a la mejor actriz secundaria por su interpretación en Una pistola en cada mano, dirigida por Cesc Gay y su primer trabajo en tres años, por lo que ha afirmado desde el escenario: "os pido trabajo, tengo un niño que alimentar"

"Hace tres años que no trabajaba. En estos tres años he visto morir a mi padre en un hospital público donde no había mantas para taparlo y le teníamos que llevar el agua", ha dicho. "En estos tres años ha nacido un hijo de mis entrañas y no sé qué educación pública la espera. En estos tres años ha visto gente sin trabajo que se mata por no tener casas. Esta alegría no me la amarga nadie y os pido trabajo. Tengo un niño que alimentar", ha dicho tras agradecer el premio en catalán, inglés y español.

El actor Javier Bardem lamentó la situación del Sahara, la falta de colegios, de educación y de libertad de expresión. "Es importante que no dejemos que eso suceda aquí", ha afirmado el actor al recoger el Goya al mejor documental por Hijos de las nubes.

Bardem es uno de los productores de este documental, dirigido por Álvaro Longoria, en el que la cámara sigue al actor en los campos de refugiados saharauis en el corazón del desierto para intentar desempolvar la cuestión del Sahara Occidental. "¡Por un sahara libre!", ha finalizado Bardem.

En las categorías internacionales, Francia consiguió el Goya a la mejor película europea por Intocable, todo un fenómeno cinematográfico, que ha conseguido una recaudación de más de 320 millones de euros y ha sido nominada a los BAFTA, los Globos de Oro o los Premios del cine Europeo.

Sus directores, Olivier Nakache y Eric Toledano, han recordado en su lista de agradecimientos al Festival de Cine de San Sebastián y a su director, José Luis Rebordinos, "por creer en 'Intocable' y celebrar allí el estreno mundial de la película", y también al hombre que inspiró el filme.

Además, la cubana Juan de los Muertos, dirigida por Alejandro Brugués, se ha hecho con el premio a la mejor película iberoamericana. "Al hacer esto han abierto una puerta para el cine independiente cubano que nadie va a poder cerrar", ha afirmado Brugués.

Concha Velasco: "Por fin tengo en mis manos un Goya"
Concha Velasco provocó risas y grandes aplausos al recoger su Goya de Honor al grito de "por fin tengo en mis manos un Goya" y tras relatar una divertida anécdota de cuando perdió en 1996 el galardón que creía iba a ser para ella por Más allá del jardín.

"Es un honor para mí recibir este Goya de Honor y haberlo recibido de manos de mi sobrina Manuela Velasco, que tiene un Goya. Y no sabéis queridos amigos, académicos, lo que supuso para mí que Manuela tuviera una Goya...¡Yo nunca he tenido un Goya!".

Se ha mostrado emocionada y encantada con un premio que agradeció a la Academia, a todos los que han hecho posible "que por fin tenga en mis manos unGoya, como Manuela", afirmó rotunda.

Y tras recibirlo, un último homenaje, en el que un grupo de actores y actrices -Amaia Salamanca, Mar Regueras, Miguel Ángel Muñoz, Fernando Tejero, Andrea Duro, Antonio Garrido- que modificaron las letras de Las chicas de la Cruz Roja o Una chica Ye-ye para alabar el trabajo de Velasco.

Enrique González Macho: “Ni de los deja ni de los del bigote”
En el tradicional discurso institucional, el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, ha asegurado que el cine español "no es ni de los de la ceja, ni de los del bigote ni de los de la barba", sino que pertenece a todos porque es un derecho de los ciudadanos y debe ser una “cuestión de Estado”.

Además, ha criticado la subida del IVA al sector de la cultura y la piratería y ha vaticinado un empobrecimiento de la cultura si no se respetan los derechos de autor y la propiedad intelectual: "o terminamos con el expolio o el expolio terminará con nosotros".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es