29 de octubre de 2020, 14:50:39
Opinión


La resaca del caso Noos



Los correos que Diego Torres ha ido filtrando en su intento por involucrar a la Casa Real en el caso Noos han podido distraer la atención de un hecho gravísimo, cual es el panorama procesal de Iñaki Urdangarín. Que pinta muy negro, dicho sea de paso. Conviene recordar que el Duque de Palma está imputado por siete delitos por los que podría ser condenado hasta a 20 años de cárcel. No parece que vaya a ser el caso, aunque todo apunta a una sentencia dura.

La gravedad del caso es aún mayor si atendemos al nexo temporal en el que ocurrieron los hechos. Efectivamente, resulta escandaloso comprobar cómo durante años determinadas personas han estado lucrándose a costa de un estatus privilegiado. Tanto a Diego Torres como Iñaki Urdangarín y al resto de imputados les asiste el derecho a la presunción de inocencia. Ocurre que las evidencias presentadas hasta la fecha apuntan a una fecha de caducidad cada vez más corta de dicho derecho.

Así las cosas, corresponde ahora tomar las medidas necesarias para que algo así no vuelva a repetirse. Es tiempo de arbitrar un protocolo de actuación para personas de la lista civil, con una reglamentación taxativa de qué conductas son o no procedentes. Está visto que la ejemplaridad no basta con pedirla; hay, además, que exigirla por ley. Eso evitaría futuros desaguisados como el actual.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es