15 de diciembre de 2019, 23:45:32
Opinion


Las amenazas de Corea del Norte



Este pasado fin de semana, el régimen norcoreano amenazaba al mando militar estadounidense en Corea del Sur con una “miserable destrucción” si decidían llevar a cabo las maniobras conjuntas con Seúl previstas para el próximo mes. Nada nuevo, por otra parte. Con todo, resulta a todas luces incomprensible el extremo belicismo que caracteriza al régimen totalitario de Corea del Norte. Sirva como ejemplo el hecho de que la práctica totalidad de países del mundo firmase en su momento el Protocolo de no Proliferación de Armas Nucleares. Corea del Norte también, pero se desdijo de lo firmado en 2003, y desde entonces sus amenazas no han cesado.

Es además uno de los países más pobres del mundo. Su población sufre una hambruna sólo comparable a su falta de libertad. La supervivencia del país depende en gran medida del apoyo que recibe de Rusia y fundamentalmente de China, quien veta sistemáticamente todas las resoluciones de condena de Naciones Unidas. Pekín teme que una apertura del régimen de Pyongyang cristalice en una desbandada generalizada de su población, quien no sólo emigraría hacia su vecino del sur, sino hacia la frontera china del norte.

Además, Corea del Norte mantiene vivo un foco de tensión con Occidente muy del gusto del gobierno chino -y también ruso-. Pero ahora que China se ha convertido en la fábrica del mundo y que obtiene suculentos beneficios de sus intercambios comerciales con el mundo capitalista, le corresponde adoptar una postura algo más responsable. Económicamente hablando -a fin de cuentas, es lo que más le interesa a Pekín- un conflicto ahora en la zona sería calamitoso. Y humanitariamente, una tragedia.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es