17 de septiembre de 2021, 9:31:22
Economía

Crónica económica


Tres estudios avisan: Una deuda excesiva mata el crecimiento



A finales del XIX, en la católica España cundió el uso de la expresión “santo temor al déficit”. Nosotros hemos desafiado ese temor, y nos hemos dejado llevar por la aparente bonanza de gastar sin pagar como si no hubiese futuro. Pero ese futuro no sólo sí lo había, sino que nos ha alcanzado o, más bien, le hemos alcanzado nosotros a él. Y la forma que ha alcanzado, por lo demás muy predecible, es de un elevado nivel de deuda. Esa deuda, en un efecto de segunda vuelta, afectará a la capacidad de España de alcanzar un crecimiento elevado.

En consecuencia, no es ya que acabaremos pagando durante muchos años, acaso durante décadas, el alocado crecimiento del déficit durante la segunda legislatura de Zapatero, sino que nos costará reducirla, porque la mayor esperanza para hacerlo es volver a crecer. Porque el excesivo endeudamiento mata el crecimiento. Esta es la principal conclusión de un informe elaborado por el FMI, que recoge el think tank, The Heritage Foundation.

El informe se llama Public Debt and Growth y se plantea la relación entre el nivel de deuda y el crecimiento a largo plazo. Recoge los datos de un conjunto de países avanzados y emergentes, en los años 1970 a 2007. Los resultados son estadísticamente significativos y muestran “una relación inversa entre la deuda inicial y el crecimiento subsiguiente: De media, un incremento de 10 puntos porcentuales en la deuda inicial está asociado con una caída en el crecimiento del PIB per cápita de 0,2 puntos al año”. No obstante, otra de las conclusiones del informe es que cuanto mayor sea el nivel inicial de endeudamiento, mayor es el efecto sobre el crecimiento.

Hay una razón para que se produzcan estos resultados, y el informe lo explica en estos términos: “El análisis del crecimiento” sugiere que estos efectos perversos de la mayor deuda pública “reflejan una caída en el crecimiento de la productividad del trabajo debido, principalmente, a una menor inversión y a un menor crecimiento del stock de capital”.

Se da la circunstancia de que un estudio posterior, elaborado por el Banco de Pagos Internacionales (Bank of International Settlements, o BIS), llegó a las mismas conclusiones, y lo recogimos en estas crónicas. El informe del BIS recoge los datos de 18 países de la OCDE entre 1980 y 2010. Y estudia los efectos en el crecimiento del endeudamiento de las empresas, del de las familias, y también los efectos de la deuda pública. El BIS observa que para estos países desarrollados, a partir de una deuda pública del 85 por ciento, se producen efectos negativos sobre el crecimiento. El informe del FMI, que ya hemos citado, concluye que los efectos del excesivo endeudamiento público sobre el crecimiento son más perversos a partir del 90 por ciento sobre el PIB.

También recogimos un informe que obtiene unas conclusiones parecidas, éste elaborado por el Banco Central Europeo. Según este estudio, el gasto público está asociado con un menor crecimiento. Aunque según sus conclusiones, es sobre todo el nivel de gasto, y no tanto si está financiado con impuestos o con deuda, lo más relevante.

Si acudimos al nivel de endeudamiento de España, y vamos a acudir a los datos recabados por la OCDE, veremos que en 2004 el nivel de deuda pública era del 55,4 por ciento, y a partir de entonces fue bajando hasta alcanzar un mínimo del 42,1 por ciento en 2007. Pero en 2012, es decir, en el año que acabamos de despedir, España superó el nivel de peligro tanto según el BIS (que, recordemos, está en el 85 por ciento) como según el FMI (el 90 por ciento). Y eso es así, porque si bien en 2011 todavía teníamos un endeudamiento del 76,9 por ciento, cerramos el año pasado con un endeudamiento del 93,8 por ciento. Este año superará el 100 por cien, y en 2014 alcanzará el 105,3 por ciento. Nos esperan, por tanto, varios años de bajo crecimiento económico, incluso cuando haya concluido la crisis económica.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es