21 de septiembre de 2021, 6:48:06
Opinión


España, herniada

José Antonio Ruiz


«Send in the clowns» (The Economist). Entre payasos anda el juego. De vividores, trepas, fantasmones y palmeros. Democracia panfletaria. La parodia nacional. Nos están chuleando. Y mientras España se desangra, abierta “en canelón”.
Están poniendo a parir por vía parenteral a un incauto profesor de Matemáticas de la Universidad del País Vasco por asegurar que la Tierra es el centro del Universo. Pero muy pocos se atreven a rebatir el geocentrismo imbeciloide del nacional-independentismo becerro.
Claro que mal vamos si en el otro extremo de la plaza, cansados de jugar a la guerra con los soldaditos de plomo, saltan a la arena generales reservistas tal cual el tal Chicharro, para recordarnos que el concepto de Patria es anterior al de Constitución. Sin duda que donde mejor está el jurel es en escabeche o a la bilbaína.

No hay día sin su afán, ni fallas que no arranquen con una mascletá y culminen con la traca final.
IKEA ha retirado las albóndigas del menú ante la eventualidad de que algún cliente se tropiece con Corin dentro montando a caballo y relinchando como una posesa haitiana en trance trompetero con el elefante. ¡Qué daño está haciendo la muchacha –que diría Bisbal- al legado de Mata Hari! Ni aunque me bailara la danza de los siete velos me iría de caza con ella…

El problema no es que nos den gato por liebre ni equino por ternera, sino que haya tanto tarado suelto con derecho a voto por el simple hecho de haber cumplido los dieciocho.

Con un trago de más, hasta inclusive pudiera parecer que España es un país potencialmente recuperable para el redil de los G-X menos indecentes, tras la proeza de rebajar el déficit hasta el 6,7%, que para cualquiera de los seis millones de parados, además de una ofensa ininteligible, es una provocadora palpada de pelotas inadmisible. (…) Siempre es una tranquilidad saber que Bárcenas no se plantea apuntarse al paro ni ambiciosa llevar la contabilidad de las prestaciones del INEM.

Pero ni es un país serio ni tiene visos de serlo, porque hay más chirigoteros, analfabetos, demagogos y aprendices de golpista nadando en la espesura viscosa del suflé púbico, que en la Italia de Beppe Grillo, que a fin de cuentas es un bufón profesional en situación de excedencia que le ha cogido el tranquillo a tanto cenutrio, y no como otros que son payasos chungos de verdad pero pretenden ir de estadistas aprovechándose de la insuficiencia neuronal del respetable.

Gobernantes, agentes sociales y sociedad civil, apóstatas y traidores. Por lo que más quieras, Genaro, cierra esa ventana que entra el relente.
Siendo el panorama tan desolador, lo peor no es la mangancia y la incompetencia, contra la que ya nos hemos inmunizado, aunque lo que me tiene consternado es la supuesta dificultad del yernísimo para pagar la hipoteca, que ahora resulta que «está buscando trabajo permanentemente», según su abogado. ¡A buenas horas!

Lo peor es el riesgo inminente, alertado por Anson, de que asistamos el 15M a un singular golpe de Estado promovido por miserables descerebrados que viven los muy cerdos del sistema pero que se aprestan a abrir la verja, desde dentro, a los tarados anti sistema, para que asalten la Bastilla y arrasen con la falsa democracia okupa que veneran.Trending topic. ¡A mí la Legión!

Está el cortijo ibérico, tal cual la Bota del Cavaliere, tan agarrado por los pelos, que cualquier aleteo de una minúscula mariposa desencadena un terremoto de consecuencias imprevisibles y se nos va a tomar por el saco el moño, qué coño.

España, de pulso y púa, simulacro de país, vale lo que calla, como el tonto que hasta inclusive parecía inteligente pues de tan reservado que era nunca se exponía a dejar al descubierto su ignorancia cometiendo el error de hablar más de la cuenta. La prudencia tiene un precio.
Un país en manos de Arturos, Pujoles, Junqueras, Navarros, y Chacones, vedettes insustanciales tras la marcha del juez conquistador a la Argentina Kirchneriana -¡Mamma mia!-… es una broma de mal gusto.

Si fuera socio indistintamente del PSC, del PSOE o de los respectivos videoclubes low cost de la calle Nicaragua y Ferraz, me sentiría tratado como un tontito al ver saltar a la pista a la Agripina de Esplugas, ave rapaz, política buitre, dicho sea en sentido metafórico, para hacer valer su condición de aspirante a la conspiración sin tregua contra Rubalcaba, compañero-camarada emérito, pastor rodeado de lobos. El helicóptero aguarda en marcha tu marcha, querido Alfredo.

Sin duda los PSOEs necesitan un camarlengo que asuma la regencia durante la sede vacante de liderazgos, que larga se avecina vecina, ya que nadie parece tener intención de forzar un cónclave, y mientras tanto la barca zozobra a la deriva.
Es tal la desocupación y tanta la ambición, que cada vez que huele a arrope y calabazate, acude la nena a ver qué puede jiñar en el festín del moribundo. No se le conoce ningún mérito laboral, como a tantos muchos otros que viven tan ricamente del cuento político y ni siquiera tienen que fichar a la entrada y a la salida; pero a la vista está que los hay que tienen muy claro que quieren ser algo en la vida, aunque sea presidenta del Gobierno de una Nación que para entonces no existirá ni en el recuerdo cibernético.

De la misma manera que a este cronista no le cuadra que Bar Refaeli tenga vocación de ama de casa por mucho que se empeñe en convencerme mirándome a los ojos con el almirez en la mano, tampoco me encaja que la criatura de Felipe sea otra cosa que lo que se entiende por una trepa a la que se le ve el plumero de su desmedida ambición por ser primera ministra.

Cierto que cualquier ambición no tiene necesariamente que ser enfermiza. Pero lo criticable es que se empeñe en tratar de cortita a la tropa. Claro que comprendo que cometa el error de recurrir a discursos infantiloides, habiendo como hay tanto corto de entendederas.

-¡Niño! ¿Qué vas a ser de mayor, guapo? –le pregunta un señor a un niño. Y la criatura del genial Forges contesta: Lameculos, como mi papi.
Así que el “pueblo soberano”… Agárrame que me entra la risa. Definitivamente es posible un golpe de estado a través de las urnas. La sociedad civil, en sentido genérico, no merece ningún respeto. Desde luego mucho menos que el escaso crédito que el abajo firmante otorga y profesa a la casta política, judicial, empresarial, sindical o mediática. Pero si la alternativa a los gobernantes manirrotos son los asaltatapias, estamos jodidos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es