27 de septiembre de 2021, 16:10:30
Economía

‘Alternativa para Alemania’


Del descontento por los rescates nace el euroescepticismo alemán



Un nuevo partido está a punto de constituirse en Alemania. Se trata de ‘Alternativa para Alemania’ y está copando los titulares de la prensa teutona. La irrupción de esta formación en la vida política alemana se prevé sonada, ya que, como se encarga de recordar el Bild Zeitung –de corte sensacionalista, con gran influencia en Alemania, el más leído del país y de Europa-, una encuesta de Bertlelsmann Stiftung muestra que dos tercios de la población del país están a favor de volver al marco alemán y dejar de rescatar a los países europeos con problemas.

Las cabezas visibles del futuro partido –se constituirá la próxima semana- son el economista Bernd Lucke el publicista y antiguo redactor del Frankfurter Allgemaine Zeitung, Konrad Adam, y el publicista Alexander Gauland. Buscará votos entre la clase media, con unas ideas de corte liberal-conservador, es decir, las mismas que comparten los dos partidos que gobiernan en coalición en Alemania: la CDU y los liberales del FDP, con la diferencia de que se oponen a la política de rescates.

Entre las principales personalidades que ya han mostrado su apoyo a la nueva formación, destaca el expresidente de la patronal industrial alemana, la Bundesverhandes der Deutschen Industrie (BDI), Hans-Olaf Henkel, pero también han mostrado su simpatía conocidos profesores de finanzas públicas como Stefan Homburg y Blankart Charles.

Canalizar el descontento
La política europea para tratar de salvar la moneda única mediante rescates que implican grandes desembolsos de dinero para rescatar las finanzas públicas a cambio de severas condiciones que implican fuertes recortes de gasto en la Administración provocan descontento social tanto en el norte como en el sur de Europa, por distintos motivos.

Mientras que países como Grecia, Irlanda, Portugal o España han vivido la circunstancia de ser rescatados y, por tanto, intervenidos por la Troika, lo que ha supuesto recortes sociales y descontento en las calles, en los países del norte los partidos euroescépticos aprovechan la percepción de un sur de Europa manirroto y despilfarrador –amen de corrupto- para ganar votos e influencia.

En Finlandia, el partido Verdaderos Fineses cosechó hace dos años el 19% de los votos con un discurso abiertamente contrario a los rescates económicos, frente al 4,1% que obtuvieron en 2007. En Holanda, el utraderechista Geert Wilders triplicó sus votos y consiguió 24 escaños en 2010 con un discurso nacionalista y antieuropeo, aunque el entusiasmo por su Partido de la Libertad parece haberse desinflado, ya que en las elecciones de 2012 se quedó en 10 escaños de los 150 del Parlamento holandés.

Sin embargo, escepticismo sobre la moneda única todavía no había llegado a Alemania, el mayor y más influyente país del área nórdica-protestante europea. Hasta ahora, tan sólo se han producido algunos coqueteos con el euroescepticismo del partido liberal que gobierna en coalición con la CDU de Angela Merkel, que amagaron con retirar su apoyo en materia de política de rescates.

No parece que estos pequeños amagos hayan resultado, ya que el europeísmo de Merkel ha desgastado su imagen en la principal economía europea. El partido de la canciller ha encadenado varios retrocesos electorales en las elecciones que se han celebrado en los Länder en los últimos años, tras los sucesivos rescates –dos a Grecia, uno a Irlanda, otro a Portugal y a Chipre, además de un rescate para el sector financiero español- que se han sucedido en apenas tres años. La última derrota electoral de Merkel, se produjo este mismo enero, cuando la canciller perdió el Land de la Baja Sajonia, un duro revés para la CDU, que este año se enfrentará a otros comicios en su feudo tradicional –Baviera-, además de las elecciones generales.

De hecho, la prensa internacional insistió, cuando el rescate total a España parecía seguro, en que el Gobierno de Rajoy no lo pidió presionado por Merkel, que quería retrasarlo hasta después de las elecciones generales alemanas, que se celebrarán en septiembre de este año.

Con la irrupción de ‘Alternativa para Alemania’, de tendencia ideológica similar a la CDU, podrá calibrarse hasta qué punto los desembolsos europeos para rescates, de los que Alemania es la principal pagana, pasan factura a la canciller y ponen en peligro la moneda única y la unidad de Europa.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es