14 de julio de 2020, 12:17:38
Economía

Los autónomos esperan la Ley de emprendedores, entre la esperanza y el escepticismo


"Si se nos quitan unas cuantas piedras del camino, los autónomos crearemos empleo"



“Hasta ahora todas las medidas han sido de ajuste, algo que nos ha afectado muchísimo a los autónomos, pero esta medida puede ser un punto de inflexión hacia las medidas de estímulo”, explica a EL IMPARCIAL el vicepresidente de la Federación de Autónomos ATA, Francisco Palacio.

La Ley de Emprendedores que en estos momentos elabora el Gobierno contempla, como principal medida el cobro del IVA con criterio de caja, es decir, que se podrá abonar ese impuesto una vez se cobre la factura, y no antes, como ocurre actualmente. Otros flecos que se van conociendo son la posibilidad de crear una empresa con tan sólo un euro de capital social, si bien a los seis meses se deberá disponer de 3.000 euros en ese concepto. Además, se estudia una especie de “segunda oportunidad” para aquellos autónomos y pequeños empresarios que sufran un embargo, ya que en la actualidad responden con todos sus bienes presentes y futuros. Se vehicularía a través de una “cantidad mínima inembargable”, similar al salario mínimo interprofesional, o incluso estableciendo algunas propiedades que escaparían al embargo, al menos durante el primer año, como la primera vivienda o el primer automóvil.

“La ley es algo que pedimos hace mucho tiempo y estaba en el programa electoral del PP”, explica desde ATA Francisco Palacio, “aunque durante el primer año el Gobierno nos dijo que no pudo llevarla a cabo, porque la economía del país estaba muy mal”, asegura. Sobre esta demora, la secretaria general de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), María José Landaburu, afirma que “la Ley de emprendedores ha generado mucha expectativa en el colectivo desde que se anunció por el Gobierno, aunque nunca hemos llegado a conocer oficialmente los puntos esenciales de la misma”.

Ha sido 2012, primer año de Gobierno de Mariano Rajoy, un año duro para los autónomos y los pequeños empresarios, según explican las diversas asociaciones consultadas, debido a la propia recesión, a la falta de estímulos para la economía, a la falta de crédito y a medidas como la subida del IVA, a fin de cuadrar las cuentas públicas. “Las medidas de ajuste han afectado muchísimo a los autónomos, afirma Francisco Palacio, que sin embargo se muestra confiado en que los nuevos vientos traigan empleo. “El año pasado el de los autónomos fue el único colectivo que creó empleo en un contexto de recesión económica”, sentencia y añade: “Si nos quitan unas cuantas piedras del camino, crearemos empleo”.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reina, se muestra algo más prudente: “Cualquier medida que se desarrolle en este sentido es positiva y hay que hacerla, pero el resultado lo veremos en el futuro. Nadie monta una empresa si no es para ganar dinero y en un contexto económico tan duro, eso no está claro. Quizá ayude al que está en duda a tomar la decisión de emprender”, afirma a este diario.

“Mientras no se sepan sus contenidos reales no podemos valorarla en profundidad, pero sí podemos afirmar de forma preliminar que contiene medidas concretas, efectivas, y dirigidas a la realidad de los problemas de los autónomos; puede ser muy útil para hacer que las personas emprendan con ciertas garantías y para dar un respiro a quienes están en activo”, manifiesta por su parte María José Landaburu.
En cuanto a la posibilidad de crear empresas con tan sólo un euro de capital social, con la exigencia de que a los seis meses sea necesario disponer de un capital social de 3.000 euros, Sebastián Reina se muestra algo escéptico: “Es un poco publicitario”, dice, “ya que lo que en realidad se hace es crear un plazo para hacer el desembolso; no tiene consecuencias demasiado profundas”.

Limitar la responsabilidad de los emprendedores
Lo que sí parece gustar es la idea de limitar la responsabilidad social de los emprendedores en caso de que su negocio vaya mal y se vean sometidos a un embargo. “Se trata de que por una deuda pequeña no vayan a por tu casa, tu coche, tu caja de herramientas”, dice Palacio. Además, la opción de conservar unos ingresos inembargables, similares al salario mínimo es lo que los autónomos creen que puede dar una “segunda oportunidad” a los emprendedores para reponerse de sus proyectos fallidos y seguir adelante.

Para ello, parece que la Ley que prepara el Gobierno estará lista para este mes y las medidas se pondrán en marcha “por la vía rápida”, si bien la aplicación del cobro IVA con criterios de caja quedará para el próximo año porque “no se puede cambiar las normas a mitad de partido”.

Desde las asociaciones, se muestran convencidos de que en los próximos meses “decenas de miles de personas iniciarán una actividad por cuenta propia, porque no tienen otra opción” y por tanto, en palabras de Landaburu, se ha de “estimular y ayudar a emprender pero desde la responsabilidad, evitando que se produzca un salto al vacío que daría al traste no solo con las ilusiones de muchos, sino con los proyectos de vida”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es