19 de enero de 2020, 20:46:27
Gente y tendencias

SE ENFRENTA A CUATRO AÑOS DE CÁRCEL


Ortega Cano se declara inocente


Este martes ha comenzado el juicio por un delito de homicidio imprudente, del que el exmatador ha afirmado no sentirse responsable. Se enfrenta a 4 años de prisión.


El juicio, que se está celebrando en el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, comenzó a las 10,05 horas con las fase de las cuestiones previas que cada una de las partes personadas aporta.

Ortega Cano llegó al Juzgado a las 9.41 horas con gesto serio, ataviado con traje de chaqueta azul y corbata roja y acompañado por sus abogados, Enrique Trebolle y Jesús Zapatero.

Ya en el banquillo de los acusados y antes de comenzar la fase de las cuestiones previas, la juez Sagrario Romero le ha preguntado si se “considera responsable de los hechos", a lo que el extorero ha contestado, serio y rotundo, que "no", defendiendo de este modo su inocencia.

A continuación, se ha iniciado la fase de cuestiones previas con la impugnación de los abogados de Ortega Cano de la prueba de alcoholemia, “por ser nula de pleno derecho”, El test arrojó un resultado 1,26 de gramos de alcohol por litro en sangre, triplicando la tasa de alcohol en sangre permitida.

En total, se han acreditado para cubrir el juicio profesionales de 40 medios de comunicación locales, regionales y nacionales.

La justicia contra Ortega Cano
Ortega Cano está acusado de un delito de homicidio imprudente, por el que se le pide un máximo de 4 años de cárcel. Durante cinco sesiones, se enjuiciará al extorero por el accidente de tráfico ocurrido el 28 de mayo de 2011, cuando su vehículo colisionó contra otro coche provocando el fallecimiento de Carlos Parra.

La vista oral contra Ortega Cano está previsto que se celebre los días 12, 13, 14, 15 y 19 de este mes de marzo, donde está previsto que concluya el juicio con la presentación de los informes finales del fiscal, la acusación particular y la defensa. En total, comparecerán alrededor de 30 personas entre testigos, guardias civiles y peritos.

La juez sustituta Sagrario Romero está celebrando el juicio pese a la petición de suspensión planteada por uno de los abogados que ejercen la acusación particular en nombre de la familia, Andrés Avelino Romero, quien había realizado tal solicitud al encontrarse de baja aquejado de varicela.
No obstante, la juez rechazó esta petición de suspensión al entender que, en caso de que el letrado no se recupere y no pueda asistir a la vista oral, su hermano Luis Romero podrá representar a la familia de la víctima al estar también personado para defender sus intereses.

Las fuentes consultadas han destacado que se trata de una de las jueces sustituta de la provincia de Sevilla "con más experiencia". Así, ha ejercido durante seis meses en el Juzgado de lo Penal número 3 de Sevilla, que había quedado vacante después de que su titular, Francisco Guerrero, fuera elegido juez decano de Sevilla.

Peticiones de la Fiscalía
El fiscal del proceso solicita para el acusado cuatro años de cárcel y la retirada del carné de conducir durante seis años.

Según el Ministerio Público, que le imputa un delito de homicidio imprudente en concurso con dos delitos contra la seguridad vial, uno por conducción temeraria y otro por circular bajo los efectos del alcohol, el exmatador de toros circulaba bajo los efectos del alcohol, lo que "le mermaba los reflejos necesarios para" conducir, "haciendo que su conducción fuera irregular, realizando maniobras arriesgadas para él mismo y los demás usuarios de la vía".

El fiscal relata que los hechos tuvieron lugar sobre las 22,00 horas del día 28 de mayo de 2011, cuando el acusado, tras dejar a su hija en Villaverde del Río, emprendió el viaje de regreso a su casa en la finca Yerbabuena, ubicada en Castilblanco. Así, precisa que el exmatador de toros circulaba en un Mercedes Benz R320 "en condiciones no apropiadas para ello" debido "a la previa ingestión excesiva de alcohol".

Ortega Cano, que conducía bajo los efectos del alcohol, invadió el carril contrario provocando el fatal accidente
Así, circulando por la A-8002 "en un tramo curvo a la derecha, con visibilidad reducida, con señalización tanto vertical como horizontal de prohibido adelantar, con señal de advertencia de peligro y limitación genérica de prohibición de circular a más de 90 kilómetros por hora, el acusado perdió el control del vehículo al trazar la curva, invadiendo durante 60 metros el carril de sentido contrario, llegando a colisionar de frente contra el Seat Aleta" conducido por la víctima, relata el fiscal.

Añade el fiscal que el acusado circulaba a 125,2 kilómetros por hora frente a los 51 km/h de la víctima. Así, y a consecuencia de la "brutal" colisión, Parra falleció en el acto por traumatismo torácico severo y rotura cardiaca.

Por su parte, Ortega Cano sufrió numerosas fracturas y heridas que le provocaron un shock hipovolémico, quedando atrapado en su vehículo, del que fue sacado casi dos horas más tarde. Fue ingresado en el Hospital Virgen Macarena a las 1,00 horas del 29 de mayo. "Debido al estado en el que se encontraba y siendo prioritario atender a su grave situación física", los agentes de la Guardia Civil no realizaron al acusado la prueba de alcoholemia reglamentaria.


El extorero dio positivo en la prueba de alcoholemia
Cuando Ortega Cano llegó al hospital, se le realizaron dos extracciones de sangre "con finalidad terapéutica", tras lo que el juez instructor ordenó la remisión de muestra suficiente de la extracción al Instituto Nacional de Toxicología con el fin de analizar la presencia de alcohol o cualquier otro tóxico, detectándose finalmente 1,26 de gramos de alcohol por litro en la sangre del acusado.

De su lado, la defensa del ganadero pide su libre absolución al considerar "nula de pleno derecho" la prueba de alcohol realizada y alegar que "conducía a una velocidad permitida reglamentariamente", para lo que ha aportado a la causa dos informes periciales que apuntan que el extorero circulaba a una velocidad de entre 79 y 96 kilómetros por hora --frente a los 125 km/h marcados por la Guardia Civil.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es