12 de mayo de 2021, 6:54:10
Mundo

hasta el Cuartel de la Montaña


El chavismo, deshecho en lágrimas en el último paseo fúnebre de Chávez


Un acto religioso con una homilía abrió la ceremonia de despedida del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, que ha sido trasladado este viernes desde la Academia Militar de Caracas hasta el Cuartel de la Montaña, también llamado Museo de la Revolución, donde descansará hasta que reciba sepultura.


Desecho en lágrimas, el chavismo asistió este viernes al que, probablemente, fue el último paseo fúnebre del presidente Hugo Chávez camino a su sitio de descanso provisional, el Museo de la Revolución, después de haberse volcado de forma masiva durante nueve días en su velatorio.

Con rosas rojas, lirios y margaritas, miles de venezolanos volvieron a acercarse hoy a la Academia Militar de Caracas para dar el último adiós al mandatario, que fue velado día y noche desde el pasado día 6 en ese fuerte militar en el centro de la capital.

"La tristeza nos embarga, sentimos que nos duró tan poco... que no era para morir, era inmortal. Es un golpe muy fuerte para todos los venezolanos", decía con los ojos vidriosos Giuliana de Matos, una trabajadora del círculo militar de 56 años.

Llegados de todas partes del país y siguiendo mediante pantallas gigantes la ceremonia religiosa previa al cortejo, las emociones se desbordaron al ver pasar por última vez el féretro del mandatario que muchos no dudaron en visitar más de una ocasión estos días y que hoy seguía cubierto por una bandera del país.

"Te queremos Chávez, te queremos" o "Chávez vive, la lucha sigue" gritaban al unísono jóvenes, adultos y jubilados, que lloraban desconsolados preguntando en alto a Dios por qué se había llevado al hombre que reivindicó "a los más pobres".

"Dios nos lo quitó, ¿verdad? Ay, no, no yo no puedo más, me da mucha tristeza. Chávez es un hombre inolvidable", expresaba entre sollozos Alma Graterol, una ama de casa de 55 años de Barinas (suroeste), el estado natal del difunto presidente.

Dentro de un coche fúnebre negro y escoltado por soldados a caballo, el cortejo fúnebre avanzaba a un paso mucho más acelerado que el que se tomó casi siete horas el pasado día 6 por las calles de Caracas para llevarlo del Hospital Militar, donde falleció, a la Academia Militar.

Ministros y altos dirigentes políticos también secundaron el paseo pero, esta vez, no a pie sino montados en dos grandes vehículos descapotables de color verde oliva que el presidente encargado, Nicolás Maduro, no dudó en conducir.

En el recorrido fúnebre desde la Academia Militar hasta el llamado Cuartel de la Montaña, en la popular barriada del 23 de Enero, muchos enarbolaban carteles con imágenes del presidente, se colocaban calcomanías suyas, pero también empezaban a enfundarse camisetas en apoyo a Maduro.

"Esa es la instrucción que nos dio nuestro presidente, apoyar a Maduro. Se ve un hombre honesto y humilde y se ve que vamos a echar para alante", decía optimista David Mata, un trabajador de un programa de viviendas del Gobierno que llevaba una camisa que rezaba "Chávez, lo juro, mi voto es pa' Maduro".

Sin embargo, la gran mayoría coincidía en subrayar que el sucesor de Chávez no podrá igualarse a su carismático predecesor, por lo que esta nueva etapa deberá estar acompañada "más que nunca del pueblo".

"Después de Maduro viene una mujer a mandar", señalaba convencida Rosa Esther Marín, una jubilada del estado Bolívar (este), después de que la hija mediana del presidente, María Gabriela, dedicara unas sentidas palabras a su "papito" prometiendo defender su legado y agradeciéndole el haberle devuelto la patria a los venezolanos.

Con el recuerdo imborrable de Chávez en sus cabezas y corazones, será difícil para muchos venezolanos retomar la normalidad luego de estos diez días de prolongado luto nacional por la pérdida del que consideran como un "padre", un "hijo" o, incluso, un "segundo Simón Bolívar".

En ese ambiente, ensombrecido y entre reproducciones de discursos del mandatario, una emblemática canción del "cantor del pueblo" venezolano Alí Primera marcaba el paso: "Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos y a partir de este momento es prohibido llorarlos".

Acto religioso
Antes del traslado del féretro, la Academia Militar ha acogido una homilía como ceremonia de despedida del cuerpo de Chávez. El acto religioso, transmitido en cadena de radio y televisión, empezó con el himno nacional y la presencia del Gobierno venezolano en pleno, la cúpula militar, militantes del movimiento bolivariano y amigos del gobernante fallecido.

El mayor general Jacinto Pérez Arcay, al que Chávez siempre identificó como maestro, también tomó la palabra para elogiar la figura del gobernante y su obra.

Desde el pasado día 6, el féretro del gobernante ha estado expuesto en la Academia Militar de Caracas para que cientos de miles de personas le dieran el último adiós, algo que se ha ido repitiendo hasta alrededor de las 02.30 hora local (07.00 GMT), cuando el acceso al público fue definitivamente cerrado.

El féretro fue sacado por miembros de la caballería vestidos de husares al patio militar, donde recibió honores con más de mil cadetes formados antes de comenzar un recorrido por la ciudad hasta el Cuartel de la Montaña, donde permanecerán los restos del gobernante hasta encontrar sepultura definitiva.

Flanqueado por su escolta personal y seguido por una caravana que encabezaban los padres del fallecido jefe de Estado, Elena y Hugo de los Reyes, familiares, funcionarios y la cúpula militar, el féretro cubierto con el tricolor venezolano recibió honores mientras se escuchaba el himno nacional y salvas de cañones.

También se encontraba el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien la semana pasada asistió al funeral organizado por el Gobierno de Venezuela y al que acudieron más de 50 delegaciones internacionales y una treintena de jefes de Estado y de Gobierno.

El recorrido sobre la explanada del patio militar y una alfombra roja lo continuaron familiares de Chávez mientras los cadetes entonaban "Patria querida", tonada militar que el fallecido gobernante cantó el 8 de diciembre en su último mensaje a los venezolanos.

Posteriormente introdujeron el ataúd en un coche fúnebre para dar comienzo el periplo de una caravana de automóviles hasta el lugar de destino.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es