5 de diciembre de 2019, 19:25:07

reflexiones


[i]Esperanza en la Iglesia y en el mundo[/i]



Esperanza quizá sea el término que mejor sintetice el sentimiento de millones de fieles y hombres de bien, cualesquiera sean sus procedencias, ante la consagración como nuevo Pontífice de Jorge Mario Bergoglio, de ahora en más nuestro Papa Francisco.

Salvo por la frialdad con que recibió la noticia el gobierno argentino, el mundo todo se ha visto a un tiempo felizmente asombrado y conmovido por una noticia que, en estas latitudes, fue asimismo motivo de orgullo argentino y latinoamericano. Modestia, prudencia, pureza de alma, genuina vocación por los pobres, afabilidad, entereza….Los conceptos se reproducen en la infinidad de notas que ocupan y seguirán ocupando por días las planas de los periódicos. Son conceptos que traducen no sólo vivencias personales de los allegados del Papa Francisco sino también impresiones de quienes, aun sin haberlo tratado, pudimos apreciar en él un testimonio de vida reflejado en sus obras, su palabra y sus gestos: obras, palabra y gestos de un hombre de diálogo y gran actividad ecuménica a quien numerosas imágenes han mostrado sufriendo con los sufrientes, lavando los pies de sus feligreses en un Jueves Santo, o reclamando justicia desde un púlpito.

La tarea que le aguarda es sin duda ciclópea, dentro y fuera de la Iglesia. Se presentó como obispo de Roma, quizá la segunda y clara señal de su pontificado, si la primera fue el nombre que eligió para llamarse. Este mañana, el analista Carlos Pagni recordó el encargo que Cristo, según relata la hagiografía, le habría hecho a San Francisco de Asís desde un crucifijo de la iglesia de San Damiano: “¿No ves que mi casa se está derrumbando? Ve, entonces, y restáurala”. Roguemos a Dios que el nuevo Pontífice tenga la fortaleza suficiente para hacer propio este mandato y contribuir de este modo a la pacificación y la mejora de la humanidad. Su fe inquebrantable, la firmeza de sus convicciones y su larga experiencia pastoral seguramente lo ayudarán en su empresa.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es