21 de agosto de 2019, 20:53:07
Nacional

Crónica política


Urkullu se centra en la crisis y no en el independentismo


El “lehendakari”, Iñigo Urkullu, ha debutado hoy como presidente del Gobierno autónomo vasco en la celebración del Aberri Eguna, el Día de la Patria Vasca, con un discurso en el que ha dado mayor preponderancia a las cuestiones económicas que al independentismo, palabra que no ha nombrado, y ha exigido a ETA que termine con lo que empezó y se disuelva de una vez por todas.


La celebración de este Aberri Eguna ha servido para que el “lehandkari” se haya centrado en su intervención en la crisis económica y en asegurar que mantendrá las políticas sociales. Urkullu ha comparado lo que está pasando en el resto de España, “mirar al sur”, ha dicho, con servicios públicos que se cierran o se privatizan o administraciones que se encuentran en quiebra y no pueden hacer frente a sus compromisos de pago, con la situación en el País Vasco, “donde nunca se ha dejado a nadie atrás”. En este sentido ha insistido en que el Gobierno de esa Comunidad Autónoma “ha construido un muro de contención, de garantía de los servicios públicos esenciales, porque nadie se va a quedar atrás”.

El “lehendakari” se ha mostrado especialmente duro con los socialistas por la dificultad que su Ejecutivo tiene para sacar adelante sus primeros presupuestos. Urkullo les ha reprochado que “hayan parado” el País Vasco al retrasar la aprobación de las cuentas el pasado año al convocar las elecciones autonómicas, debido que la Comunidad iba a perder 1.200 millones de euros por la necesidad de cumplir un déficit público más estricto y a una caída de la recaudación.

En este Aberri Eguna, la palabra independencia no ha salido de la boca de Iñigo Urkullu, que se ha limitado a pedir “un nuevo estatus político para Euskadi”. Eso sí, ha exigido a ETA que “termine lo que empezó”, el proceso de paz, “porque no tiene alternativa” y ha recordado a la banda terrorista que los vascos sólo permitirán su disolución”. “Queremos paz, merecemos la paz, es hora de cerrar heridas”, ha subrayado en el discurso que ha pronunciado en la Plaza Nueva de Bilbao.

No ha ido por esta línea precisamente Sortu, la formación auspiciada por la banda terrorista que en una manifestación celebrada en Pamplona, ciudad que consideran capital del País Vasco, ha reclamado la independencia como “base para solucionar los problemas diarios y hacer frente a la crisis”. La celebración del Aberri Eguna por parte de Sortu ha estado protagonizada también por el fallecimiento en una cárcel de Francia a causa de un derrame cerebral de Javier López Peña, “Thierry”, quien fuera ex número de la banda y el responsable de ruptura de la tregua en 2006 que ETA tenía establecida con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al volar la T-4 de Barajas y provocar la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos.

Curiosamente, la banda terrorista, en un comunicado con motivo del Aberri Eguna publicado hoy en el diario “Gara”, no hace referencia a la muerte de “Thierry”, puesto que se produjo el sábado y los etarras ya tenían redactada su proclama. En ella, ETA reclama la puesta en libertad de todos sus presos por “están pagando el amor a esta patria con el castigo de la cárcel”. Evidentemente, según señalan fuentes antiterroristas, ni un gesto para los casi mil asesinados a sangre fría, con un tiro en la nuca, con coches-bomba, con miles de personas extorsionadas o heridas, de esos “patriotas que pagan el amor a esta patria”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es