29 de septiembre de 2021, 4:34:47
Nacional

crónica política


¿Está en juego la estabilidad de España?



“No cabe ninguna duda de que todas las alarmas están sonando”, señalan las mismas fuentes. Y es que lo que está ocurriendo no es baladí Por primera vez, un miembro de la Familia Real ha sido imputado, en este caso Doña Cristina, por un juez. Desde el Gobierno, el PP y el PSOE, mensajes de preocupación, aunque públicamente se hable de respeto a la Justicia, de presunción de inocencia y de que una imputación es una figura legal que meramente significa que se acuda al juzgado asistido de abogado, sin prejuzgar la culpabilidad o no de la persona citada.

A todo esto, visto lo visto lo que pasó el miércoles y lo que ha pasado este jueves, la imputación de la Infanta tiene muchos matices, según señalan los analistas consultados por este diario. El juez José Castro citó a Doña Cristina poniendo como argumento los correos electrónicos enviados por quien fuera socio del marido de la hija menor del Rey, Iñaki Urdangarín, y contra el criterio de la Fiscalía. Poco a poco las aguas vuelven a su cauce, aunque el daño ya esté hecho. En este momento del proceso, parece que la comparecencia de la hija del Rey en los juzgados de Palma de Mallorca prevista para el próximo día 27 se podría aplazar, en virtud del recurso planteado por la Fiscalía contra la decisión del juez Castro.

Dicho todo esto, las mismas fuentes reiteran que “el daño ya está hecho. ¿Y si resulta que la Infanta no tuvo nada que ver en los presuntos irregulares de su marido? La respuesta es más que evidente, sobre todo para algunos que se conocen con nombres y apellidos, como IU, ERC, BNG y otras organizaciones que tienen a la Monarquía en el punto de mira. Si la Justicia decide que no hay delito, la respuesta será la de siempre: no hay democracia”.

Aquí está el problema, al preguntarse los medios consultados si ya está en juego la estabilidad del actual sistema español, es decir que si al final el caso de la Infanta Cristina va a poner en entredicho la figura de la monarquía en este país. Desde el Gobierno, su presidente, Mariano Rajoy, se ha limitado a decir, como no podía ser de otro modo, que se respetan las decisiones judiciales, aunque haya apoyado el recurso que presentará la Fiscalía contra la imputación de la hija del Rey decidida por el juez Castro.

Más lejos ha ido el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, al asegurar que este asunto ha provocado una gran preocupación en el Gobierno y reconocer que, de cara al extranjero, afecta a la “marca España”. Y es que no cabe duda de que la imputación de la Infanta Cristina ha dado la vuelta al mundo. En este sentido, también hay que analizar la postura del PSOE, que si el miércoles y a primeras horas de este jueves mostraba su preocupación por la imputación de la Infanta, según ha ido pasando el tiempo ha ido variando su posición. La ha dejado fijada su número dos, Elena Valenciano, “ante el silencio de Rubalcaba”, señalan los analistas políticos consultados este diario, cuando ha afirmado que la Casa Real debe ser neutral y “dejar actuar a la Justicia para que se haga justicia”, pidiendo que desde esa institución no se tome partido por la postura de la Fiscalía.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es