22 de octubre de 2019, 15:43:10

OUTSIDER


España y Chipre: países con burbujas



Tanto España que Chipre están pagando un alto precio por tener modelos económicos excesivamente basados en un sector — en el caso de España el sector de la construcción, en particular el inmobiliario, y en el caso de Chipre el bancario. Mientras el sector de la construcción en España alcanzó un máximo del 18% del PIB en 2006, el sector bancario en Chipre representó entre siete y ocho veces el PIB de la pequeña y dividida isla (entre el sur greco-chipriota, reconocido internacionalmente, y la parte norte ocupada por Turquía desde 1974).

Ambos sectores se han hundido. Nicosia tiene que reestructurar el Bank of Cyprus, su mayor entidad financiera, y cerrar el Laiki Bank, el segundo banco del país, para convertirlo en un “banco malo” donde se colocarán los denominados activos tóxicos. España también tiene un “banco malo”.

El acuerdo con el Eurogrupo impone severas quitas a los accionistas, los acreedores y los depositantes que tengan más de 100.000 euros en su cuenta. Muchos de estos depositantes son rusos ricos para quienes Chipre ha sido un paraíso fiscal, y no hay que llorar por ellos que lo han usado para lavar su dinero.

Se estima que hasta el 30% de los fondos que se encuentran actualmente en Chipre son rusos (unos 20.000 millones de euros). Ante la actual situación que atraviesa la isla, se producirá una salida masiva de capital (cuando se levante el control de capitales) y, en consecuencia, el ocaso del poder financiero de Chipre.

El impacto de la crisis chipriota es de tal magnitud que el PIB podría caer el 15% este año y la tasa de desempleo alcanzaría la proporción de España (el 26%).

Igual que España, los políticos y autoridades monetarias en Chipre no hicieron nada para evitar o mitigar el impacto del colapso de su modelo económico. La combinación en Chipre del desarme de la burbuja inmobiliaria (hasta los países más pequeños han sufrido esta burbuja) y el desplome de los precios de los títulos griegos en manos de los bancos generaron una situación de insolvencia que fue estirada hasta estallar la crisis con depósitos de la zona euro y de Rusia.

Igual que España, el futuro de Chipre no reside en mantener sus modelos económicos. Tienen que crear modelos más sostenibles. Como España, Chipre tiene un floreciente sector turístico, pero no es suficiente en si mismo para mantener el país al flote.

El futuro de Chipre reside por debajo del lecho marino de la cuenca Mediterránea en la zona económica exclusiva del país, donde se calcula que hay 3,45 trillones de metros cúbicos de gas, aproximadamente lo que consume el mundo en un año, según el Estudio Geológico de Estados Unidos. En cuanto el descubrimiento del campo llamado Afrodita fue anunciado por Nobel Energy de Texas hace unos dos años, el Departamento de Estado norteamericano creó la Oficina de Recursos Energéticos (con sede en Nicosia) para subrayar la importancia que Washington da a los recursos energéticos de la región en general y Chipre en particular. El campo lleva el nombre de la diosa de amor, nacida, según las leyendas, en la isla.

La parte septentrional de la cuenca se encuentra en aguas chipriotas, mientras que gran parte del resto está en aguas israelíes o libanesas. El gas natural de Israel en el campo de Tamar comenzó a fluir hace una semana.

Sacar el gas chipriota va a ser más difícil por razones técnicas y políticos. Cuando el gas fue descubierto, el Gobierno turco afirmó que algunas secciones de los 12 bloques del yacimiento (hasta ahora solo se ha perforado uno) “se superponen con la plataforma continental de Turquía en el Mediterráneo oriental”. Nicosia dijo que esas afirmaciones “no tienen base legal ni geomorfológica” y ha sacado a subasta la prospección en otros bloques.

Turquía ni siquiera reconoce la República de Chipre que desde 2004 forma parte de la Unión Europea (los acquis communautaire solo son válidos para la parte sur, no para la República Turca del Norte de Chipre que carece de reconocimiento internacional). El proceso de adhesión de Turquía a la UE está prácticamente paralizado después de siete años, en gran parte debido a la negativa de Ankara a abrir sus puertos y aeropuertos al tráfico grecochipriota. En consecuencia, la UE tiene en suspenso desde diciembre de 2006 aproximadamente la mitad de los 35 capítulos de las leyes de la Unión que Turquía debe negociar para adherirse a la Unión.

El mes pasado, Benjamín Netanyahu, el primer ministro de Israel, llamó a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para disculparse por el asalto militar a la llamada Flotilla de la Libertad en mayo de 2010, en el cual murieron nueve turcos. El camino esta abierto ahora para recuperar la tradicional cooperación entre los dos países, incluyendo en el campo energético. Las relaciones diplomáticas bilaterales se habían rebajado al mínimo.

En el contexto actual y el estado de rabia de los grecochipriotas, no hay posibilidad de entendimiento entre Chipre y Turquía, aunque Ankara ve a Nicosia debilitado y más vulnerable a presiones. Hoy, los intereses de ambos países pasan más que nunca por resolver sus diferencias. ¡Qué Afrodita inspire a los dos Gobiernos!
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es