18 de noviembre de 2019, 13:03:44
Economía

Aunque insta a las empresas a reducir su sobreendeudamiento


El FMI admite estar satisfecho con la reforma financiera española


El FMI se ha mostrado este miércoles satisfecho con las medidas adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy a la hora de poner en marcha la reforma financiera para afrontar la crisis. Sin embargo, ha alertado sobre "sobreendeudamiento" acumulado por las empresas no financieras.


El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha expresado su satisfacción con las reformas adoptadas por las autoridades españolas para sanear el sistema financiero del país, mientras que ha expresado la necesidad de que las empresas no financieras reduzcan su exceso de endeudamiento, incluyendo ventas de activos o rebajas del dividendo.

"Las autoridades españolas han sido muy proactivas en controlar la situación del sector financiero y han actuado bien en su reforma", declaró en rueda de prensa Robert Sheehy, miembro del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales del FMI.

"Estamos satisfechos", añadió el funcionario de la institución internacional al enumerar los avances "significativos" de las autoridades en la implementación de reformas clave del sector.

Por otro lado, la institución dirigida por Christine Lagarde ha advertido del "sobreendeudamiento" acumulado por las empresas no financieras en países de la periferia del euro, como España, Italia y Portugal.

"En los países de la periferia consideramos que debería reducirse la deuda de las empresas un 20%", apuntó el consejero financiero y director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales del FMI, José Viñals, exsubgobernador del Banco de España.

No obstante, el funcionario español del FMI subrayó que "no se trata de un problema inmediato", aunque hay que prestarle atención, ya que la deuda sólo es sostenible mientras las empresas pueden generar a medio plazo un flujo de caja suficiente para hacer frente al servicio de sus obligaciones.

Respecto a este cuestión, Viñals subrayó la importancia capital de que las políticas de la eurozona permitan reducir la fragmentación en la región, rebajando así los costes de financiación de los bancos, que podrán así transmitir mejor el flujo de crédito a las empresas.

Asimismo, una mejora en las condiciones económicas y de la confianza contribuirá a elevar las perspectivas de resultados de las empresas.

"A nivel interno, las empresas también pueden realizar cambios, incluyendo la reducción de costes, la mejora de su eficiencia o revisar la política de dividendos, así como en determinados casos vender algunos activos", añadió Viñals.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es