20 de noviembre de 2019, 20:42:50
Economía

Su 'as en la manga' para combatir el paro


¿Por qué el Gobierno no se apura con la Ley de Emprendedores?



La Ley de Emprendedores es una de las medidas de estímulo económico que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene previsto poner en marcha tras la austeridad y los recortes que han caracterizado su primer año de mandato. Se trata de una Ley esperada por amplios sectores de la sociedad, particularmente los autónomos y los parados que están pensando en dar el salto y emprender un negocio.

Sin embargo, a pesar de que la Ley ya se encuentra perfilada, y no quedan flecos significativos que atar en ella, el Gobierno parece hacerse el remolón cuando se trata de ponerla en marcha. Desde el Ministerio de Hacienda aseguran que todavía no manejan una fecha fija, y que se espera que el Gobierno apruebe esta medida en Consejo de Ministros “en abril o mayo”, si bien aseguran que el contenido de la Ley está ya perfilado y, de hecho, ha aparecido en la prensa en sus puntos fundamentales.

Otras fuentes del Gobierno, no obstante, sí le ponen fecha a la puesta en marcha de la Ley de Emprendedores, y aseguran que se aprobará en Consejo de Ministros el próximo viernes, 26 de abril. De esta manera, el Ejecutivo pretende dar un golpe de efecto, justo un día después de que se presente la temida Encuesta de Población Activa (EPA), que se elabora trimestralmente, y que suele arrojar cifras de paro terrorífica, porque mide la población activa que no trabaja, a diferencia del dato del desempleo del Ministerio de Trabajo, que refleja a los inscritos en el antiguo INEM que no estén realizando algún curso de formación.

La última encuesta de la EPA, en enero de 2013, arrojaba una cifra de paro jamás conocida en España: 5.965.000 personas en edad de trabajar se encontraban desempleadas a finales de 2012.

La esperanza de los autónomos
Los autónomos se encuentran esperando la Ley de emprendedores como una tabla de salvación. Como comentaba el vicepresidente de la Federación de Autónomos ATA, Francisco Palacio, a este diario, confían en crear puestos de trabajo gracias a esta medida: “si se nos quitan unas cuantas piedras del camino, los autónomos crearemos empleo”, afirmaba.

“Nadie monta una empresa si no es para ganar dinero y en un contexto económico tan duro, eso no está tan claro; quizá ayude al que está en duda a tomar la decisión de emprender”, asegura por su parte el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reina.

Una tercera opinión, la de la secretaria general de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), María José Landaburu: “Puede ser muy útil para hacer que las personas emprendan con ciertas garantías y para dar un respiro a los que están en activo”. “Decenas de miles de personas iniciarán una actividad por cuenta propia porque no tienen otra opción, hay que estimular y ayudar a emprender pero desde la responsabilidad, evitando que se produzca un salto al vacío que daría al traste no sólo con las ilusiones de muchos, sino con los proyectos de vida”, añade.

Principales medidas que han trascendido a la prensa
Algunas de las líneas maestras de la Ley han trascendido ya entre la opinión pública. Por un lado se legislará la responsabilidad limitada y el derecho a la segunda oportunidad. Se trata de establecer cuáles son los bienes inembargables para un emprendedor que fracasa en su proyecto e, incluso, una parte inembargable del sueldo, similar al salario mínimo interprofesional, para que pueda seguir ejerciendo sus actividades. Hasta ahora, los autónomos que se ven embargados responden con todos sus bienes presentes y futuros.

Otro de los puntos fundamentales es el criterio de devengo en el IVA. Es la medida que han pedido con más fuerza los autónomos, pero no podrá aprobarse hasta el próximo ejercicio, para no partir el de 2013 en dos mitades. Así, el 1 de enero de 2014 entrará en vigor este punto, que permite a los autónomos pagar el IVA a la Administración una vez se haya cobrado la factura del cliente.

También se presentarán estímulos fiscales para los empresarios que contraten a trabajadores. En el sentido opuesto a la reforma laboral, facilitará la contratación de nuevos empleados en el caso de las empresas incipientes gracias a rebajas de impuestos.

Por último, se simplificarán los trámites burocráticos de manera que sea posible poner en marcha una empresa en tan sólo 24 horas y con un capital social un euro. También se simplificará y abaratará el proceso de cierre de aquellos proyectos que no sean rentables y que lastran la actividad.
Son algunas de los estímulos con los que el Gobierno pretende crear empleos en el sector privado, de forma que en la próxima Encuesta de Población Activa no tengan que desayunarse con cifras de paro todavía más abultadas en España, como sí vaticinan organismos como el FMI o el Banco de España.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es