20 de octubre de 2019, 13:52:25
Nacional

RUBALCABA PIDE UNA MORATORIA PARA LOS DESPIDOS Y RAJOY MANTENDRÁ LOS AJUSTES


Tras la propuesta del Rey de un pacto institucional, PP y PSOE reaccionan pero mantienen sus divergencias


La llamada de Don Juan Carlos a la colaboración entre fuerzas políticas para luchar contra la sangría del paro ha provocado este domingo respuestas del PP y el PSOE que mantienen, no obstante, sus diferencias a la hora de afrontar uno de los mayores problemas del país. Mientras el Rubalcaba ha pedido una moratoria de los despidos hasta 2015, Rajoy ha advertido que se mantendrá firme en su política de reformas y ajustes.


El mensaje que este sábado envió el Rey a través de un reportaje en TVE sobre la conveniencia de un pacto institucional para luchar contra el problema del paro ha hecho reaccionar a los líderes de los principales partidos políticos del país, que han respondido este domingo a la propuesta de Don Juan Carlos. Sin embargo, PP y PSOE mantienen sus divergencias en cuanto a la forma de afrontar la cifra de desempleo y emprender políticas adecuadas para corregirla. Mientras el secretario general de los socialistas ha propuesto evitar los despidos a través de una moratoria hasta 2015, el presidente del Ejecutivo apuesta por seguir la senda de las reformas y los ajustes.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha propuesto "alcanzar una moratoria de los despidos por causas económicas" durante 2013, 2014 y 2015, a través de un programa extraordinario de mantenimiento del empleo.

Durante su intervención en la sede del PSOE, el líder socialista ha desvelado las medidas contenidas en el 'Plan de reactivación de la economía y de creación de empleo', que contempla propuestas para facilitar el crédito al sector privado, estímulos para la creación de empleo a corto plazo o una reforma fiscal e iniciativas para la lucha contra la pobreza, entre otros.

En el apartado de la creación de empleo, se insta a alcanzar una moratoria en el tema de los despidos a través de un plan consistente en ayudas a las empresas en dificultades que se comprometiesen a no despedir a sus trabajadores y optasen por una reducción de jornada.

En este caso, el trabajador percibiría su salario reducido en la proporción en que se ajustase su jornada. El coste del puesto de trabajo que se mantuviese correría a cargo del empresario y del Estado, a partes iguales. En el caso de trabajadores mayores de 50 años, la aportación del Estado alcanzaría el 60%, un modelo similar al aplicado en Alemania.

Además, el PSOE reitera su petición de que las empresas de menos de 50 trabajadores no paguen cotizaciones sociales el primer año de un nuevo contrato y tengan descuentos del 75 y el 50% los dos siguientes. En cuanto a los jóvenes, insiste en facilitar la contratación de personas con necesidades de formación básica, con créditos bonificados a las empresas que utilicen este tipo de contratos. Rubalcaba ha solicitado también una revisión de la reforma laboral para "recuperar la libertad" de la negociación colectiva.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, trasladará el lunes a la cúpula del Partido Popular que está convencido de que las reformas que sigue emprendiendo y el ritmo de las mismas suponen la vía más adecuada para que España supere la crisis, y de ahí que no vaya a modificar el rumbo previsto.

Rajoy ha convocado en la sede del PP a los miembros de su Comité Ejecutivo Nacional, en la primera cita de una semana cargada de actos de contenido económico en los que va a defender el Plan Nacional de Reformas y el Programa de Estabilidad enviados a Bruselas.

El presidente del Gobierno, según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo y del PP, pretende enviar en su reunión con sus compañeros en la dirección del partido el mensaje de que, frente a las críticas de la oposición, no hay conformismo alguno en su gabinete para hacer frente a la crisis.

"El Gobierno no se resigna a cifras como las del paro", han subrayado estas fuentes, que recalcan que Rajoy transmitirá la importancia de que el PP se vuelque en explicar las reformas y, junto a las dosis de realismo, deje patente que es posible vencer a las previsiones y lograr un crecimiento más rápido y una reducción del desempleo más acelerada.

Como prueba de que se está en el camino correcto, recordará que así lo han reconocido instituciones como el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea, y que ésta, por medio de su portavoz económico, Olli Rehn, ya confirmó el pasado viernes que España tendrá dos años más para cumplir con el objetivo de rebajar su déficit del 3 por ciento de PIB.La evolución de la prima de riesgo será otro dato al que podrá hacer referencia Rajoy para avalar la idoneidad de sus medidas.

Rajoy puede hacer referencia también mañana a la propuesta de pacto lanzada por el PSOE, aunque, previsiblemente, remitirá a la sesión plenaria del miércoles en el Congreso en la que informará de las últimas reformas aprobadas.

Sánchez-Camacho pide al PSOE un cambio "de actitud"
Mientras, Alícia Sánchez-Camacho, ha aplaudido el mensaje del Rey y ha pedido al PSOE un cambio "de actitud" para hacerlo posible. La presidenta del PP catalán, que este domingo ha ejercido como portavoz de su partido a nivel nacional, ha replicado al PSOE que "no se puede pedir un pacto con una mano y con la otra rechazar permanentemente la única manera de salir de la crisis, que son las reformas".

"Valoramos muy positivamente el mensaje del Rey de unidad y de lealtad frente a la crisis y frente al paro. Su figura es hoy más importante que nunca", ha dicho Sánchez-Camacho.

"El mensaje de unidad y de pacto ha sido siempre una prioridad para el PP (...), pero esperamos del resto de partidos la misma actitud, generosidad y responsabilidad", ha asegurado Sánchez-Camacho, que ha insistido en pedir al PSOE que no solo haga "ofertas de palabra", sino que "modifique sus actitudes".

La dirigente popular ha subrayado que el PSOE "rompió la unidad" en torno a la ley de estabilidad financiera, la reforma del sistema financiero, la reforma de las pensiones y la ley de transparencia o "se levantó de la mesa de negociación" de las preferentes y los desahucios. En este sentido, le ha reprochado que haga "bandera" de la unidad pero luego rechace "las reformas" llevadas a cabo por el Gobierno.

Asimismo, ha replicado a todos los que sostienen que el PP está "solo" que son ellos quienes están solos, porque las decisiones que está tomando el Gobierno son la "única alternativa" frente a la situación actual.

"Rajoy solo tuvo una opción: corregir la situación de un país marcado por la mala gestión", ha afirmado, antes de resaltar que "la prima de riesgo ha bajado" en los últimos meses y que el Gobierno "ha evitado un rescate".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es