24 de septiembre de 2021, 13:42:55
Nacional

Denuncia de UPYD


En España hay más de 10.000 aforados, en Alemania no hay ni uno


Unión progreso y Democracia presentó la semana pasada una Proposición no de Ley ante el Congreso de los Diputados relativa a la supresión de determinados privilegios de los políticos y otros altos cargos públicos del Estado, un "anacronismo", según denuncia la formación liderada por Rosa Díaz, y que apenas cuenta con reflejo en los países de nuestro entorno.


La Constitución de 1978, en su artículo 71, recoge tres de los privilegios con los que cuentan los diputados y senadores españoles, así como otros altos cargos públicos del Estado: el de inviolabilidad, el de inmunidad y el de aforamiento.

Estos tres sujetos jurídicos, cuyo origen se encuentra en el parlamentarismo medieval anglosajón, ha sido duramente criticado por diferentes formaciones políticas, que ven tras ellos una forma en la que los representantes de los poderes públicos españoles pueden hacer uso de ellos de forma abusiva dando pie a delitos.

En este sentido, Unión Progreso y Democracia (UPyD) presentó la semana pasada en el Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley relativa a la revocación de estos privilegios que la formación de Rosa Díez considera "anacrónicos" y que rompen el principio constitucional de igualdad y pueden propiciar prácticas corporativas de autoprotección.

UPyD sostiene sus argumentos en base al franco retroceso que es los tres sujetos han vivido en las últimas décadas. En el caso del aforamiento, que consiste en que determinados procedimientos judiciales en los que se ven inmersos sus amparados deban llevarse ante tribunales diferentes a lo previsto por la ley, el agravio comparativo, a su juicio, es flagrante.



Mientras en nuestro país el número de aforados supera los 10.000, en Portugal e Italia sólo se amparan bajo este privilegio el presidente de la República, en Francia apenas hay diez personalidades de alto rango y ni en Alemania ni en Reino Unido hay individuo con este trato de favor.

Sin embargo, en España el número de aforados lejos de restringirse se dispara, ya que se integran en el privilegio los diputados, los senadores, los parlamentarios y presidentes autonómicos, lo miembros de los Gobiernos regionales, vocales del Poder Judicial, los magistrados del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, los fiscales de Sala del TS y de la Audiencia Nacional, el Defensor del Pueblo, los consejeros del Tribunal de Cuentas, del Consejo de Estado, los generales del Ejército, los almirantes, el fiscal togado, los Defensores del Pueblo autonómicos y los miembros de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Autonómica la Policía Local.

UPyD sostiene que en su momento estos privilegios estaban justificados ante la persecución del parlamentarismo, pero que hoy en día carecen de sentido y que la seguridad jurídica de los representantes políticos deben asentarse sobre la independencia de todos los jueces y los tribunales.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es