14 de octubre de 2019, 13:15:09
Sociedad

el catalán habla de desconexión emocional con España y el vasco de retroceso


Mas y Urkullu plantan cara al Gobierno y rechazan la ley educativa presentada por Wert


La reforma educativa impulsada por el ministro Wert sigue generando polémicas. Este domingo, tanto el presidente de la Generalitat, Artur Mas, como el lehendakari, Iñigo Urkullu, han mostrado su desacuerdo a la norma. El primero ha advertido de que esta y otras "agresiones" están generando entre los catalanes una "cierta desconexión emocional" con España. El segundo ha rechazado el proyecto al considerar que supone un "retroceso" para Euskadi e invade sus competencias. Ambos gobiernos han anunciado ya que recurrirán la ley ante el Tribunal Constitucional.


El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido este domingo de que la reforma educativa impulsada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, y otras "agresiones" promovidas, a su juicio, por el Gobierno, están generando entre los catalanes una "cierta desconexión emocional" con España.

En un acto en Folgueroles (Barcelona) con motivo de la fiesta Jacint Verdaguer 2013, que conmemora el nacimiento del poeta, Mas ha afirmado que el proyecto de reforma de Wert persigue "españolizar a los niños en las aulas de las escuelas catalanas".

El presidente del Govern ha dicho que en Cataluña, tanto entre los que hablan catalán como castellano, "hay una unidad muy grande" para defender lo que consideran básico y fundamental. "Que no se equivoquen, la lengua catalana es patrimonio de todos y cada uno de los catalanes y de las catalanas, de 7,5 millones de personas, y todos la defenderemos, los que llevamos apellidos catalanes y los que llevan apellidos que no son de Cataluña", ha remarcado.

El presidente de la Generalitat ha defendido el proceso por el derecho a decidir de Cataluña y lo ha hecho citando al activista Martin Luther King al asegurar que "si no doblamos la espalda, no podrán subirse encima nuestro". En este sentido, ha insistido en que "el pueblo de Cataluña no doblará la espalda, hará frente a las dificultades, las superará, conseguirá sus retos y de esta manera no se le podrán subir encima".

Parafraseando en este caso a Salvador Espriu, el presidente catalán ha afirmado que "los hombres y la mujeres no pueden ser si no son libres" y ha añadido: "toda aquella gente que en Cataluña tiene este ansia y este anhelo de libertad ha de juntarse y hacer piña, para que entre todos sepamos defender nuestros derechos fundamentales y la libertad del conjunto del pueblo". Mas ha lamentado que, aunque debería tomar nota de esta "desconexión emocional", el Gobierno español "no quiere escuchar muy a menudo el clamor que hay en Cataluña que pasa también por que nos dejen decidir libremente nuestro futuro".

Artur Mas anunció ayer que convocará la próxima semana una cumbre en defensa de la inmersión lingüística, a la que ya han confirmado que asistirán ERC, que llama a desobedecer la nueva ley de educación, así como PSC e ICV, que quieren que en la reunión se apoye a la escuela pública.

Mas dijo que la semana próxima convocará a partidos y al mundo educativo a esta cumbre, después de que el Gobierno aprobara el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que obliga a la Generalitat a pagar un colegio privado a los alumnos que quieran estudiar en castellano y no tengan esa posibilidad en los establecimientos públicos y los concertados.

País Vasco
Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha rechazado también este domingo el proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa al considerar que supone un "retroceso" para Euskadi e invade las competencias que le reserva el Estatuto autonómico. Urkullu ha transmitido este mensaje durante su intervención en un acto en Bilbao para conmemorar el 30 aniversario del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza.

"Lo que nos proponen no sirve en Euskadi porque no solo invade competencias, sino que es una ley que pretende atajar un problema que no existe en el sistema educativo vasco", ha dicho Urkullu en referencia a que el índice de fracaso escolar en el País Vasco supone la mitad que la media española. Según el lehendakari, aplicar en Euskadi la reforma educativa supondría "un retroceso" de la educación vasca.

El Gobierno del PNV anunció el pasado viernes que recurrirá la ley ante el Tribunal Constitucional (TC) si el texto que se apruebe en las Cortes Generales vulnera competencias de la comunidad autónoma.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es