29 de enero de 2020, 4:08:19
Opinion


Los Kirchner, ¿de la cima del poder a la decadencia?



Este 25 de mayo el gobierno a cargo de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, conmemora el décimo aniversario del “kirchnerismo” en el poder: un modelo político-económico con pretensiones de convertirse en una dinastía familiar a lo Kennedy, que sacó a la nación austral del purgatorio que supuso para la economía nacional el colapso del “corralito” y diez años de crecimiento constante, pero que tras alcanzar la década, se encuentra ante el abismo de la inflación, el desempleo y el descontento social.

La leal sucesora y viuda del fallecido Néstor Kirchner, ha sido incapaz de acondicionar y renovar el “kirchnerismo” a la par de la evolución y revolución económica que viven las economías latinoamericanas. Mientras sus vecinos ostentan el status de “emergentes” y potencias de inversión, Argentina continúa manejando su economía, no cómo un aspecto vital para el desarrollo del Estado, si no como su karma. Un karma con muchos fantasmas del pasado a cuesta.

La era “K” alcanza su “década ganada” como dice el gobierno, salpicada por un escándalo de corrupción y sin estar a la altura y al nivel que ha alcanzado América Latina precisamente en todo este período, y mucho menos rozar la división de competitividad de de un eterno rival económico y deportivo como Brasil, que se consolida entre las primeras diez economías del mundo.

Más que una “década ganada”, el kirchnerismo corre el riesgo de convertirse en una “década perdida”, en el limbo fantasmal de su mentor y aferrado al nepotismo de un linaje familiar en decadencia.




El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es