16 de septiembre de 2019, 6:15:10
Opinion


BIEN POR GARZÓN

Luis María ANSON


Este es el Garzón a quien el periódico por mí fundado le dio “La Razón de Oro”. En cumplimiento estricto de la ley ha encarcelado a la alcaldesa de Mondragón. No se puede colaborar con banda armada ni ser cómplice del terrorismo. Es necesario terminar con la impunidad de los que bailan el aurresku a Eta. Bien por Garzón.

El Estado de Derecho ha quedado robustecido cuando la alcaldesa proetarra fue cortésmente instalada tras los barrotes de la prisión. La impunidad con que en muchas ocasiones actúan los cómplices del terrorismo no es de recibo. En el País Vasco no hay democracia auténtica. Y eso es así no porque la autoridad judicial encarcele a una alcaldesa sino porque el pueblo vasco lleva muchos años sometido a la dictadura del miedo impuesta por Eta. No existe una sola región de la Europa comunitaria en la que la delincuencia terrorista actúe con tanta intensidad.

Me alegra que se cumpla la ley, con su peso descargado sobre una alcaldesa que no es capaz siquiera de condenar a quienes asesinaron vilmente a uno de sus convecinos. Como desde niño me enseñaron a odiar el delito y compadecer al delincuente no me alegra ver a una mujer, que se desvelaba para atender la administración de su pueblo, padeciendo entre rejas.

En los medios políticos más solventes ha gustado, y mucho, la decisión de Baltasar Garzón. Ciertamente el juez no ha hecho otra cosa que cumplir con su deber. Pero en los tiempos que vivimos eso significa mucho.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es