18 de noviembre de 2019, 2:17:49
Madrid

Estarán ubicados en una extensa parcela en la orilla derecha del Manzanares


Un hotel de 27 plantas y un centro comercial para Madrid Río


Madrid Río contará con un hotel de 27 plantas, un centro comercial y un aparcamiento de 1.500 plazas en una parcela situada frente a Matadero y ligada al Mercado de Frutas y Verduras donde, originalmente, se iba a trasladar la sede de Urbanismo y Vivienda, como ha explicado este jueves el portavoz del Gobierno municipal, Enrique Núñez, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.


El portavoz del Gobierno municipal, Enrique Núñez, ha informado este jueves de que Madrid Río contará con un hotel de 27 plantas, un centro comercial y un aparcamiento de 1.500 plazas en una parcela situada frente a Matadero.

Durante la Junta de Gobierno se ha aprobado el Plan Especial que permite el desarrollo de esta extensa parcela en la orilla derecha del Manzanares. El complejo será levantado por la iniciativa privada y conectará con el río a través de una nueva pasarela. Núñez no ha desvelado quién compró la parcela pero sí que ha aventurado que lo más razonable, siguiendo las tendencias del sector, es que fichen por "alguna marca importante para la explotación del negocio".



El proyecto concibe un único edificio organizado en dos volúmenes: un gran zócalo con tres plantas a distintos niveles, que albergará los usos comerciales y los espacios abiertos al público, y una torre de uso hotelero con un máximo de 27 plantas y un mirador para disfrutar de una panorámica única de la ciudad.

"Está concebido como un enclave singular, que favorecerá la reactivación económica del entorno y mejorará la conexión entre los barrios colindantes de los distritos de Usera, Carabanchel y Arganzuela, así como con el centro urbano", ha expuesto el portavoz del Gobierno municipal, que ha puesto el acento en la generación de empleo.

La parcela, actualmente vacía, tiene 20.921 metros cuadrados de superficie y está ubicada entre la avenida del Manzanares y las calles de Antonio López, San Zacarías y Eugenio Caxes. La planta baja del complejo estará ocupada por locales comerciales en su fachada a esa calle. El conjunto tendrá una superficie edificable de 50.900 metros cuadrados, repartida entre unos 40.000 m de área comercial y de ocio, y otros 10.900 metros de hotel.

Preguntado sobre el impacto que este hotel tendría, Núñez ha recordado que el Guggenheim de Bilbao, a pesar del rechazo inicial, supuso toda una "regeneración del entorno y su puesta en valor". También ha defendido que las 27 plantas del hotel no tendrá problemas con la ley de las tres alturas de la Comunidad ya que se trata de una de las excepciones que contempla la norma para iconos arquitectónicos.

El volumen horizontal en forma del zócalo tendrá un máximo de 26 metros de altura y acogerá las zonas comerciales con calles y plazas interiores para recorridos peatonales, terrazas ajardinadas y restaurantes. Sobre este zócalo sobresale el espacio destinado a hotel, que lo ha definido como un proyecto "icónico" que redundará "en la mejora ambiental y en la regeneración que se busca".

La planta inferior aprovecha el desnivel existente en la parcela y tendrá fachada a la avenida del Manzanares, aunque quedará por debajo de la rasante en Antonio López. La planta inmediatamente superior tendrá fachada a esta última calle. En ella, un anillo de comercios y restaurantes ocupará algo menos de la mitad de su superficie y estará abierta a una gran plaza en dos alturas conectadas mediante una escalinata.

El proyecto articula la zona comercial mediante plazas con diferentes perspectivas y protegidas con marquesinas, que invitan a disfrutar del aire libre y la actividad comercial. Esta especie de plaza central conectará visualmente con el río en la parte destinada a restauración. Además, la plaza tendrá un eje que conectará la calle Matilde Gayo con el Salón de Pinos. Parte de los locales comerciales tendrán continuidad en una tercera planta, a la que únicamente se accederá desde el interior de los locales.



Prevé tres ejes de conexión con Madrid Río: por un lado, un eje peatonal en la calle de Matilde Gayo que se prolongará hasta la avenida del Manzanares para alcanzar el Salón de Pinos con una pasarela, que salvará el desnivel entre Antonio López y el parque; un segundo eje transversal se articulará mediante las terrazas abiertas a una nueva zona verde junto a Eugenio Caxes y reforzará su carácter de conexión con el Salón de Pinos y, por último, estará en la calle San Zacarías, posible mediante el retranqueo del edificio respecto a la línea de fachada prevista en la ordenación, lo que posibilitará pequeñas zonas verdes a modo de paseos, isletas y amplias aceras.

El hotel, ubicado en la zona de la parcela con fachada a la avenida del Manzanares, esta separado de todos los edificios adyacentes por una gran distancia en todo su perímetro y tendrá acceso directo desde la avenida, de modo que podrá funcionar independientemente del uso comercial del resto del edificio. Se facilitará el acceso a la torre que alberga el hotel, donde habrá un mirador para disfrutar de una panorámica de la ciudad.

Todo el complejo será sostenible desde el principio, desde su construcción, gracias a la separación selectiva de material de desecho, reducción de escombros, reciclado... La edificación incorporará soluciones como captación, acumulación y aprovechamiento de las energías naturales (orientación, vientos, captación solar), aislantes, equipos de acondicionamiento de alta eficacia energética (sistemas de regulación y control inteligentes en alumbrado, fríocalor...), y la optimización del uso de agua (recogida de aguas pluviales, redes separativas, aparatos sanitarios inteligentes).

El proyecto también prevé 1.500 plazas de aparcamiento distribuidas en tres plantas subterráneas. Aún no está decidido, como ha destacado el portavoz, si estará vinculado al hotel, solamente a la zona comercial, a las dos opciones o si la iniciativa privada destinará parte a los residentes del entorno.

Tras la aprobación inicial de este jueves el documento pasará por un periodo de información y participación pública de 30 días. Una vez estudiadas las alegaciones presentadas y perfeccionado el documento será aprobado definitivamente por el Pleno.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es