5 de diciembre de 2019, 16:45:47
Opinion


Banqueros (cajistas) y jueces

José Eugenio Soriano García


Las últimas detenciones de Presidentes de Entidades Financieras, más precisamente de Cajas de Ahorros, está haciendo saltar las alarmas en prácticamente todas las entidades. Y con razón porque ir a la cárcel, pena durísima, unida al descrédito personal que supone, a la ruina de la carrera profesional e inclusive a la vergüenza ante la familia y amigos, ante los conocidos, en fin, la marca indeleble que como herrete que marca al fuego queda imborrable en la memoria colectiva, es una lesión moral considerable.

Máxime cuando ahora, dentro de esta “Justicia –Espectáculo” hay Jueces que actuando como actores de un mal guion cinematográfico, procuran que periodistas, cámaras, televisiones, den buena cuenta en revistas, noticieros, telediarios, de la maldita exhibición, que más parece una feria con representación por el Juzgador del papel de bueno y justiciero, y con un financiero en el de malo y perverso canalla de ese teatro.
Esta manera de proceder es el No – Derecho, entre otras cosas porque desde la pérdida de derechos como la intimidad, hasta la condena popular sin juicio, paseándole camino de la prisión, al modo del sanbenito de la Santa Inquisición.

Debería producir cierto asco y pudor esta forma de ¿impartir? ¿Justicia?, porque una cosa es que efectivamente todos seamos y debamos ser responsables ante la Ley - sobre lo cual no puede haber el menor debate –y otra cosa es que esa igualdad no la apliquemos precisamente en la detención y arresto de las personas, ya que solo las que morbosamente interesan a la prensa sufren este tipo de condena añadida del sanbenito y, por supuesto, en un país que jamás ha sido liberal, lo de la presunción de inocencia, es un simple formulismo inaplicado.

Desde luego, quien la hace la debe pagar. La incomprensión que algunos gestores han mostrado por el Derecho, les ha llevado a esta situación y la responsabilidad es siempre exigible. Pero exijámonos a nosotros mismos igual compromiso.

Por otra parte, hay que distinguir dentro de esta ira popular entre banqueros y cajistas (gestores de Cajas de Ahorros). Que se sepa, hasta ahora no ha habido que poner ni un euro, ni un solo euro, en los bancos, no ha habido que ayudarles en nada. Esto es importante, porque no se puede hacer reo de delito alguno a quien no lo es. Solamente en el caso de las Cajas de Ahorros, hay, hasta ahora que se sepa, responsabilidades. Y eso es algo que los periodistas no dicen, porque no saben, no quieren o no les importa, con lo cual, incurren en una responsabilidad profesional muy grande.
Por otro lado, el Banco de España no hizo caso suficiente de sus Inspectores – que han llegado a protestar con carta pública que está al alcance de todos –y miraron a otro lado. Ahí, hay que buscar también responsabilidades, que no paguen solamente los cajistas, sino también sus supervisores.
Y luego los Jueces. La verdad es que leyendo el Auto que lleva a Blesa a prision, deberían cuidar la teoría de la sospecha y, dicho con respeto, saber algo más derecho mercantil en algunas de sus afirmaciones, conocer la práctica bancaria habitual y los usos de comercio y finalmente ponderar bastante más seriamente lo que es la libertad de una persona, no hacer cabezas de turco ni chivo expiatorio.

En definitiva, una Justicia más discreta, técnica y con preparación no solamente penal, y cuidando la literatura que entre otras cosas puede ser índice de animadversión que acabe en nulidad de actuaciones.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es