28 de septiembre de 2021, 10:39:47
Opinión


El suplicatorio de José Blanco



Ramón Jáuregui salía este pasado fin de semana en defensa de su compañero de partido, José Blanco, afirmando que “es inocente de todos los delitos que los que se le acusa”, al tiempo que apoyaba al ex ministro en su intención de recurrir el suplicatorio. La figura de Jáuregui cobraba protagonismo hace pocas fechas, pues parece que Rubalcaba se ha propuesto rescatarle para que tenga una mayor presencia pública. Visto lo visto, es de esperar que las próximas intervenciones del señor Jáuregui sean algo más atinadas.

Para empezar, si José Blanco no tiene nada que ocultar, tampoco debería temer a una comparecencia judicial; so pena, claro está, de que crea que puedan salir a la luz cuestiones que le retraten negativamente. Y desde luego, recurrir el suplicatorio no es precisamente un indicador muy bueno en lo que se refiere a disipar cualquier duda acerca de la inocencia del ex ministro. Por otro lado, en un estado de derecho corresponde a los tribunales de justicia determinar si se ha producido algún comportamiento ilícito, no a los diputados -por más que se llamen Ramón Jáuregui-.

Estos días que tanto se habla de transparencia, parapetarse tras el aforamiento que trae aparejada la condición de diputado chirría. Máxime, cuando por fin parece que los principales partidos políticos empiezan a reconocer el problema existente con su financiación y otros manejos si bien menos crematísticos, más clientelares. Pero aparte de que dicha financiación tiene que ser más transparente y austera, el comportamiento de los representantes público debe igualmente seguir unas pautas de ejemplaridad irrenunciables. Y es dudoso que ese sea el caso de José Blanco.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es