26 de septiembre de 2021, 20:16:51
Comunicación

un ente más grande pero más rentable que el heleno


Desaparece la ERT griega: ¿Puede ocurrir lo mismo con RTVE?


De la noche a la mañana, Grecia se ha quedado sin televisión y sin radio públicas. El Gobierno de Andonis Samaras ha justificado su decisión en la "pésima gestión" de la corporación, aunque los sindicatos ven la sombra de la troika detrás de la medida. Con los datos en la mano, ¿puede ocurrir lo mismo en España? ¿Corre peligro RTVE?


El polémico cierre de la televisión y la radio públicas en Grecia en el marco de los drásticos recortes impuestos por la troika como contraprestación al rescate financiero ha puesto sobre el foco la gestión de los entes informativos a coste del Estado en toda Europa.

Aunque la Comisión Europea aseguraba este jueves que no había pedido a Grecia el cierre de la televisión pública, el Ejecutivo heleno se comprometió hace unas semanas a reducir su cuerpo de funcionarios en algo más de 3.000 empleados.

Los sindicatos locales ven en el cierre de la ERT el recorte de trabajadores exigido por la troika, aunque el Gobierno de Samaras lo niega y achaca a la "pésima" gestión del ente como el motivo detrás de su clausura.

Este mismo jueves, numerosos trabajadores de RTVE se concentraban en la sede de la corporación en Madrid en solidaridad con sus colegas helenos. Para calmar los ánimos y disipar las dudas, el portavoz del Partido Popular en la Comisión de control parlamentario del ente, Ramón Moreno, ha descartado "absolutamente" la posibilidad de que el Gobierno eche el cierre de la televisión y la radio públicas.

Más pequeña, más costosa
Aunque hay algunos paralelismos, las diferencias entre la ERT helena, fundada en 1938, y la RTVE española, creada en 1956, son bastante notables, empezando por el número de trabajadores.

Mientras que en la corporación de nuestro país se encuentran empleadas, incluyendo trabajadores externos, un número ligeramente superior a las 6.500 personas (1 trabajador por cada casi 7.338 españoles), la ERT tenía en plantilla, hasta este martes, a 2.656 profesionales (1 por cada 4.400 griegos), de los que 600 eran periodistas.

Además, hay que tener en cuenta que RTVE se encuentra en pleno proceso de reestructuración y que la negociación entre los sindicatos y la dirección podría reducir la masa salarial del ente hasta en un 35 por ciento. El caso español hace que el ente público sea semi independiente, ya que parte de su presupuesto proviene de las arcas del Estado (292 millones), de impuestos indirectos, patrocinios y otros conceptos, aunque su estructura es como la de una empresa privada.

Por su parte, el Gobierno de Samaras, acusaba a la ERT de ser poco transparente, con un organigrama poco claro y estructurado y un derroche económico. Por ello, el plan del Ejecutivo heleno es, de aquí a tres meses, refundar la corporación en otro más barato y pequeño que, según fuentes oficiales, podría contar con cerca de 700 empleados.



La brecha también es bastante evidente en materia presupuestaria. La corporación helena, compuesta por cinco canales de televisión, hasta 29 emisoras de radio, medios digitales, una revista semanal y dos orquestas, tenía a su disposición 297 millones de euros para el presente ejercicio. RTVE, con siete canales de televisión, seis radios y una potente edición digital, cuenta con unos recursos económicos más de tres veces superior: 941 millones de euros, aunque son 24 millones menos que con los que contaba en 2012.

De este modo, la carga que supone la RTVE a los Presupuestos Generales del Estado para el presente ejercicio de 2013 (319.460 millones de euros) representa un 0,29 por ciento.

Para las cuentas helenas este porcentaje es prácticamente el mismo, 0,24 por ciento, aunque en su caso hay que contar con que, a diferencia que en España, y en un modelo que también se implementa en la mayoría de países de la Unión Europea, los griegos tenían que pagar un recargo en su factura de la luz de 4,30 euros al mes en concepto de servicio de radiotelevisión pública, lo que le aseguraba al Estado unos 300 millones de euros extra al año.

En términos proporcionales, cada griego pagaba de 26,28 euros al año por mantener su corporación pública, mientras que a cada español le corresponden 19,90 euros. En ambos casos, la 'tajada' es muy inferior a la de Alemania (88 euros por la ZDF) o Italia (por encima de los 100 euros por la RAI).
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es