19 de septiembre de 2021, 16:57:47

s80


s80



Promete ser una de las verdaderas joyas de las Fuerzas Armadas españolas. Los especialistas y los ingenieros que trabajan en él afirman que es una maravilla técnica y que colocará a nuestro país a la vanguardia junto a países como Estados Unidos, Rusia o Reino Unido. Sin embargo, un error de cálculo ha echado por tierra los plazos establecidos y el proyecto promete ser una sangría para las maltrechas arcas del Estado.

El submarino S-80, uno de los proyectos más modernos y complejos a los que se han enfrentado los militares españoles, apuntaba a ser el sueño de la Armada patria, aunque va camino de convertirse en una auténtica pesadilla.

Los últimos estudios han con concluido que el primero de su clase, el 'Isaac Peral' que se está construyendo en los astilleros cartagenero de la empresa Navantia y ya se encuentra terminado al 75 por ciento, cuenta con un sobrepeso de 75 toneladas, un desvío que supone un 3,4 por ciento de su peso total. Este exceso de peso compromete la flotabilidad del submarino, que podría sumergirse sin plenas garantías de volver a emerger de las aguas.

El problema ha provocado que los planos del S-80 hayan tenido que ser revisados de cabo a rabo en busca de más fallos, ya que el exceso de tonelaje podría llegar a ser de otras 25 toneladas más. Además, los plazos para su entrega, prevista en principio para 2015, se han visto afectados y retrasados en dos años más.

Pero la verdadera preocupación de la Armada está en cómo cuadrar las cuentas. La fabricación de los primeros cuatro submarinos alcanzaba los 2.135 millones de euros. Cálculos que se verán incrementados en otros 800 millones sólo para reconstruir y adelgazar al 'Isaac Peral', a los que hay que sumar el contrato de 14 millones que acaba de firmar con una empresa estadounidense que asesorará en el proceso.

Los responsables del proyecto, por boca del secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, achacaron a "una serie de problemas técnicos" el caso del sobrepeso de los submarinos S-80, aunque otras fuentes apuntan a un simple error de cálculo a la hora de identificar el verdadero culpable.

Desde el Ministerio se asiste con preocupación a la reconducción del proyecto, ya que al gasto extra que tendrá que asumir el Estado para que los S-80 regresen a la viabilidad hay que añadir que el Gobierno esperaba hacer caja con el diseño exportando varias unidades a otros países.

Aunque la ingeniería militar española es una de las más cotizadas y prestigiosas del mundo, con desarrollos tan innovadores como el vehículo combate y transporte de infantería 'Pizarro'.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es