27 de septiembre de 2021, 21:04:36
Cultura

Los días 1 y 3 de julio


El tenor Jorge León regresa al Real con Verdi


Los días 1 y 3 de julio se ofrecerá en el Teatro Real el Réquiem de Verdi, en el bicentenario del nacimiento del compositor, con la participación de Jorge León, que en esta ocasión estará acompañado por Violeta Urmana, Lianna Heroutounian e Ildebrando D’Arcangelo. Por Alicia Huerta


El tenor Jorge León debutó el Réquiem de Verdi el pasado año en Sevilla, en medio de una fulgurante carrera internacional que le está llevando por todos los grandes teatros líricos del mundo para debutar diferentes papeles. León aseguraba este jueves en Madrid que, en todo caso, él se encuentra en un periodo de asimilación y aprendizaje. Sin embargo, el tenor tinerfeño es ya uno de los grandes y tanto Teodor Currentzis, responsable de la dirección musical de este Réquiem en el Real, como Gerard Mortier, director artístico del coliseo madrileño, aseguran que se trata de un tenor de gran voz unida a un profundo conocimiento musical. “Canta tal como está escrito”, decía Currentzis en el encuentro con la prensa previo al estreno, “y eso es algo esencial”. Más aún, en el caso de Verdi y, en concreto, de esta Misa de Réquiem, donde tan importante resulta hacerlo y, a la vez, pocas veces se hace. Y es que, a juicio del joven director griego, en realidad “nadie acepta a Verdi como es” y las grabaciones que existen no siguen todas las anotaciones o puntualizaciones que el compositor dejó escritas en sus partituras, de manera que no se reconoce la inmensa seriedad de un compositor que, en palabras de Currentzis, “es la reencarnación del periodo de Monteverdi”.

Así, para este Réquiem en el Real se ha trabajado siguiendo con detalle todas las indicaciones de Verdi – como en una minuciosa labor de relojería -, y hay partes que exigen mucha concentración. No puede olvidarse, además, que cuando el genial compositor italiano escribió la Misa de Réquiem en homenaje al escritor Alessandro Manzoni, a quien admiraba profundamente, se encontraba en pleno periodo de grandes óperas, así que Verdi no quería que esta obra fuera una más. Se trata de un oratorio donde lo importante, a juicio de Jorge León, reside en la interpretación vocal, y en la obra se concentra gran expresividad y dramatismo, al servicio de un texto que va de las tinieblas más profundas a la exaltación apocalíptica, apoyado por una orquestación de gran riqueza tímbrica, así como sobrecogedores efectos expresivos.

También el Coro Titular del Teatro Real, Coro Intermezzo, volverá a tener un importante protagonismo en esta obra, como acaba de suceder en las tres funciones de la Novena sinfonía de Beethoven interpretada por la Orquesta Filarmónica de Berlín bajo la batuta de sir Simon Rattle. Al coro titular que se le unirán, por otra parte, cantantes del Coro de la Comunidad de Madrid para llegar a un total de 120 intérpretes, ya que el Réquiem es, sin duda, otra gran obra maestra de carácter coral-sinfónico. Por lo que se refiere a las voces solistas, al citado tenor Jorge León se unen la conocida mezzosoprano lituana Violeta Urmana, que esta temporada encarnó en Madrid a Lady Macbeth, la soprano armenia Lianna Haroutounian, que debuta en el teatro de la Plaza de Oriente, y el bajo-barítono italiano Ildebrando D’Arcangelo, considerado uno de los más interesantes cantantes de la actualidad por la musicalidad y la profundidad psicológica de sus interpretaciones.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es