19 de noviembre de 2019, 22:20:40
Mundo

numerosas marchas siguen llegando de otras zonas de la capital


Decenas de miles de egipcios piden en la plaza Tahrir la renuncia de Mursi


Decenas de miles de personas se congregaron hoy en la plaza Tahrir de El Cairo para pedir la renuncia del presidente de Egipto, Mohamed Mursi, mientras numerosas marchas siguen llegando de otras zonas de la capital.


La plaza Tahrir de El Cairo acoge este domingo una manifestación para pedir la renuncia del presidente de Egipto, Mohamed Mursi. Según pudo comprobar Efe, algunas de las marchas, que oficialmente empezaron a las 16.00 hora local (14.00 GMT), llegaron a la céntrica plaza, donde los manifestantes ondean banderas egipcias y portan pancartas en las que está escrita la palabra "Erhal" (Vete), en alusión al presidente islamista.

Grupos de voluntarios controlan los accesos a Tahrir para evitar que haya personas que se infiltren con armas y objetos punzantes, al tiempo que hay otras marchas que se dirigen hacia el palacio presidencial de Itihadiya, en el barrio de Heliópolis.

Según la agencia oficial de noticias Mena, al menos 46 personas armadas fueron arrestadas en El Cairo y la vecina provincia de Guiza, y otra en la ciudad mediterránea de Alejandría que supuestamente vendía botellas de agua contaminada entre los manifestantes.

Además, la policía egipcia detuvo a 17 hombres armados cuando se dirigían hacia la manifestación en favor del presidente egipcio, Mohamed Mursi, también en El Cairo, informaron fuentes de seguridad, que añadieron que se han interceptado grandes cantidades de armas a personas que se dirigían hacia esa manifestación.

Varios helicópteros militares sobrevolaron Tahrir, que por el momento vive un ambiente pacífico, mientras el ejército y la policía se han desplegado en las principales instituciones y puntos estratégicos del país para mantener la seguridad. Mientras, en el delta del río Nilo se registraron choques entre partidarios y contrarios a Mursi en la localidad de Mahala, según fuentes de seguridad.

Varias sedes del partido Libertad y Justicia, de los Hermanos Musulmanes, han sido atacadas y quemadas por opositores en las provincias de Sharqiya (en el delta) y de Beni Suef (al sur de El Cairo), mientras que asaltantes destruyeron el mobiliario de un local de la formación gobernante en el este de Alejandría.

La Presidencia de Egipto destacó este domingo, por su parte, que "el diálogo es la única vía" para salir de la crisis que vive el país, escenario de multitudinarias manifestaciones que piden la renuncia del mandatario egipcio. En rueda de prensa, el portavoz de la Presidencia, Ihab Fahmi, afirmó que Mursi está dispuesto a dialogar, ya que esa "es la única vía de conseguir un acuerdo nacional" que permita superar las diferencias.

"No hay ninguna medida que tomar aparte del diálogo. No hay otra alternativa para llegar a una reconciliación nacional verdadera", subrayó Fahmi, en referencia a los pasos necesarios para calmar la situación. Consideró que el respeto a las distintas opiniones "es un rasgo de la democracia" y pidió a los egipcios mantener la calma, participar pacíficamente en las marchas y unirse "contra los intentos de discordia".

Fahmi negó que haya cambios en el Gobierno del primer ministro egipcio, Hisham Qandil, o un hipotético traspaso del poder a las fuerzas armadas. "El único papel del ejército egipcio es proteger las fronteras del país y sus instituciones vitales", añadió el portavoz, quien desmintió que los militares hayan intentado mediar para conseguir un diálogo entre la Presidencia y las fuerzas políticas.

Respecto a los problemas económicos que atraviesa Egipto, Fahmi aseguró que Mursi se reunió hace un par de días con los gobernadores y algunos ministros para que aumenten sus esfuerzos de cara a resolverlos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es