15 de noviembre de 2019, 18:59:44
Economía

Crónica económica


La tasa de ahorro sube por vez primera en tres años


La gran ola del ahorro, que creció en los albures de la crisis y ha descendido desde comienzos de 2010, vuelve a aumentar.


El Instituto Nacional de Estadística ha publicado la Contabilidad Nacional Trimestral de España, correspondiente al primer trimestre de 2013. De este informe nos tenemos que quedar con dos datos: La necesidad de financiación frente al exterior y la tasa de ahorro de los hogares.

Vamos con el primero. Aprecia la posición financiera de la economía nacional frente al exterior. La necesidad de financiación frente al exterior surge cuando el ahorro generado tanto en el sector privado de la economía como en el público no es suficiente para hacer frente a la inversión realizada. Tiene relación con la balanza por cuenta corriente, pues es el resultado de sumar ésta a la balanza de capital.

En el primer trimestre del año, esa necesidad de financiación frente al exterior fue de 1.095 millones de euros, 13.319 millones de euros menos que el mismo período de 2012. Este indicador tiene cierto comportamiento cíclico, por lo que no es en realidad comparable a la capacidad de financiación frente al exterior del anterior trimestre. ¿Por qué se produce esto y qué quiere decir? Sobre todo a que se incrementa la diferencia entre lo que vendemos al exterior y lo que compramos de fuera: es un saldo positivo que crece cada trimestre (8.548 millones de euros más que doce meses antes).

Pero vamos con la situación de las familias. Su renta disponible mantiene su tendencia a la baja, aunque de forma moderada: Es de 163.443 millones de euros, 849 menos que los tres primeros meses del pasado año: una caída del 0,5 por ciento. A pesar de esta caída en la renta disponible, aumenta el ahorro en 1,6 puntos sobre el primer trimestre de 2012. Esto lleva la tasa media de ahorro al 1,2 por ciento. Y esa mejora se ha logrado, porque el consumo se ha retraído en 2,1 puntos.

Pero para apreciar de veras la evolución, lo mejor es controlar cómo cambia la cantidad móvil de los últimos cuatro trimestres. En el año que concluye en el primer trimestre de 2013, las familias españolas ahorraron un 8,5 por ciento de su renta disponible, lo que supone un aumento de tres décimas sobre el año que concluyó en diciembre de 2012. No es mucho, ciertamente, pero supone el primer aumento desde el primer trimestre de 2010. Medido en períodos comparables, se produce el primer aumento en la tasa de ahorro de las familias españolas en tres años.

El último trimestre de 2007, primero de la crisis económica, las familias aumentaron el ahorro, tímidamente. Lo mantuvieron en el siguiente. Pero en el segundo trimestre de 2008, cuando el gobierno de Zapatero había refrendado su mayoría en el Parlamento y los medios ya pudieron decir que estábamos ante una grave crisis, las familias reaccionaron aumentando su tasa de ahorro, del 10,2 por ciento de la renta disponible al 18,8 por ciento. Era una reacción normal: Los españoles se asustaron y lucharon por mejorar su situación financiera. Pero entonces ocurrió que en 2010 hubo cierta situación de alivio. Y el ahorro cayó. Para cuando se volvió a instaurar el miedo, la lacra del paro impedía a los hogares mantener su capacidad de ahorro.

¿Es este leve aumento del ahorro signo de una mejora económica? Por un lado, es demasiado tímido como para suponer una nueva tendencia. Por otro, una tasa de ahorro en un año del 8,5 por ciento es históricamente muy baja. Si el mínimo histórico es del 8,2 por ciento (finales de 2012), el mínimo anterior es del 10,2 por ciento (primer trimestre de 2008).

Y aún por otro lado, lo que es característico de una recuperación, y más tras un largo período de privaciones, es una caída de la tasa de ahorro, y no un aumento. La razón es que los agentes privados perciben que su situación va a mejorar. Y, como respuesta, acomodan su consumo, aumentándolo. Y cae el ahorro. No estamos ahí.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es