21 de junio de 2021, 11:52:20
América

Un grupo atacó la principal terminal ferroviaria de Buenos Aires


Se registran violentos incidentes en Argentina por una huelga sorpresa de transporte


Una huelga sorpresa de los maquinistas del sector ferroviario de Buenos Aires para protestar contra la instalación de cámaras dentro de las cabinas de conducción de los trenes, terminó en incidentes violentos cuando un grupo de 30 encapuchados que comenzó a arrojar cascotes a la policía y prendió fuego a maderas, cestos de basura y otros elementos cerca de uno de los accesos a la estación de trenes de Constitución, en la zona sur de la capital argentina.


Violentos incidentes de registraron a las puertas de unas de las principales terminales ferroviarias de Buenos Aires cuando un grupo de personas atacó el lugar furioso por la huelga de trenes que mantiene paralizado el servicio.

Los hechos se desataron cuando cerca de una treintena de personas comenzó a arrojar cascotes a la policía y prendió fuego a maderas, cestos de basura y otros elementos cerca de uno de los accesos a la estación de trenes de Constitución, en la zona sur de la capital argentina.

La policía respondió lanzando chorros de agua desde el interior de la terminal. Más tarde llegó al lugar una división de la fuerza de infantería de la policía, que detuvo a una quincena de personas y puso fin a los hechos de violencia.

Los incidentes se iniciaron cuando centenares de personas estaban en la plaza frente a la estación, formando largas filas para tratar de tomar un ómnibus ante la paralización del servicio ferroviario.

Los protagonistas de los incidentes se taparon los rostros con pañuelos y capuchas y también atacaron algunos comercios de la zona, según mostraron los canales de televisión locales.

El sindicato que agrupa a los maquinistas de trenes declaró este mediodía una huelga sorpresiva en cinco de las seis líneas ferroviarias que parten de Buenos Aires para protestar contra la instalación de cámaras dentro de las cabinas de conducción de los trenes.

La medida de fuerza, que fue condenada por el Gobierno argentino, dejó sin acceso al servicio férreo a cerca de 800.000 personas que a diario se movilizan en este tipo de transporte.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es