28 de septiembre de 2021, 0:58:13
Crónica Salvaje

CRÓNICA SALVAJE


Los mamíferos pueden "elegir" el sexo de la descendencia


Los mamíferos pueden determinar de alguna manera, aún desconocida, el sexo de sus descendientes, según un estudio de 90 años en el zoológico de San Diego, llevado a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California.


Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos, muestra que las especies de mamíferos pueden "elegir" el sexo de sus hijos con el fin de vencer los obstáculos y producir nietos extra.

Mediante el análisis de 90 años de un registro genealógico del zoológico de San Diego (Estados Unidos), los científicos fueron capaces de demostrar por primera vez lo que ha sido una teoría fundamental de la biología evolutiva: que los mamíferos dependen de algún mecanismo fisiológico desconocido para manipular las relaciones sexuales de sus hijos como parte de una estrategia evolutiva muy adaptable.

"Este es uno de los santos griales de la biología evolutiva moderna, encontrar los datos que definitivamente muestran que cuando las mujeres eligen el sexo de sus hijos, lo están haciendo de manera estratégica para producir más nietos", afirmó Joseph Garner, profesor asociado de Medicina Comparativa y autor principal del estudio, que se publica este miércoles en la revista 'Plos One'. Los resultados se sacaron a través del análisis de 198 especies diferentes.

Los investigadores reunieron el pedigree de tres generaciones de más de 2.300 animales y encontraron que los abuelos y las abuelas pudieron elegir estratégicamente para dar a luz a sus hijos, de forma que estos fueran de alta calidad, lo que a su vez les otorgará más nietos. Se cree que el proceso es controlado en gran medida por las hembras, según destacó Garner.

"Se puede pensar en esto como el poder femenino en el trabajo en el reino animal. Nos gusta pensar en la reproducción como aquello en lo que principalmente los machos compiten por las hembras y éstas obedientemente escogen al ganador. Pero en realidad las mujeres han invertido mucho más que los hombres y están tomando decisiones altamente estratégicas sobre su reproducción basada en el medio ambiente, su condición y la calidad de su compañero", destaca Garner.

En este sentido, añade que, "sorprendentemente", la hembra está de alguna manera "recogiendo el esperma que más sirva a sus intereses", por lo que los espermatozoides "son realmente sólo peones en un juego que se juega a lo largo de las generaciones".

Basado en una teoría de 1973
El estudio se basa en una teoría clásica propuesta por primera vez en un documento de 1973 por los científicos Robert Trivers y Willard Dan, fundadores del campo de la sociobiología evolutiva y desafiaron la sabiduría convencional de que la determinación del sexo en los mamíferos es al azar, con la inversión igual de los padres en sus hijos para generar una relación de sexos de 50-50 en la población.

En su lugar, estos expertos lanzaron la hipótesis de que los mamíferos son criaturas egoístas, que manipulan el sexo de su descendencia con el fin de maximizar su propio éxito reproductivo. Por lo tanto, los padres en buen estado, en función de la salud, el tamaño, el dominio u otras características, podrían invertir más en la producción de sus hijos, cuya fuerza y ??volumen heredados podría ayudarles a competir mejor en el mercado de apareamiento y darles mayores oportunidades para producir más descendencia.

Por el contrario, las madres en mal estado probablemente juegan a lo seguro, produciendo más hijas, cuya productividad está fisiológicamente limitada. Otras hipótesis hacen predicciones similares sobre que las mujeres que eligen compañeros en especial con "buenos genes" (por ejemplo, por el atractivo) deben tener, como resultado, los llamados "hijos sexy", dijo Garner.

Reforzado en 1984
La hipótesis fue reforzada en 1984 en un trascendental artículo publicado en 'Nature por T.H. Clutton-Brock, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), que encontraron que entre la especie del ciervo salvaje, las madres dominantes producen significativamente más hijos que las que ocupaban una posición subordinada dentro de la manada.

"Este trabajo fue un gran salto hacia delante, proporcionando la primera sugerencia de que la idea podría funcionar en los mamíferos -relató Garner. Pero porque se basó en los datos de sólo dos generaciones, no podía demostrar si las hembras que producen más hijos también tuvieron más nietos de esos hijos. De hecho, esta predicción clave de la hipótesis no ha quedado probada porque las genealogías de tres generaciones completas muy difíciles de obtener en la naturaleza".

Sin embargo, Garner y sus colegas fueron capaces de avanzar en la investigación mediante la reconstrucción de genealogías de tres generaciones de múltiples especies. Se centraron en el zoológico de San Diego, contando con la ayuda del supervisor de cuidado de animales Greg Vicino, peinando décadas de registros de más de 38.000 animales de 678 especies.

Los investigadores terminaron con un grupo de 1.627 abuelas y 703 nietos de los abuelos (varones) para los que tenían un registro completo de tres generaciones. En esta muestra, estaban representados los principales grupos de mamíferos, incluidos los primates; carnívoros, como los leones, los osos y los lobos; los animales de pezuña hendida, como las vacas, búfalos y ciervos, y los animales de pastoreo con un número impar de dedos, como los caballos y rinocerontes.

Principalmente hijos
Los autores encontraron que cuando las hembras producen principalmente hijos, esos hijos tenían 2,7 veces más niños por habitante que aquellos cuyas madres tenía el mismo número de hombres y mujeres descendientes. "Las mujeres están eligiendo y siendo muy maquiavélicas al respecto. Lo están haciendo para su propio beneficio", afirma el investigador principal.

Lo mismo puede decirse de los nietos, ya que los investigadores muestran que cuando los abuelos producen sobre todo hijos, éstos, en promedio, tenían 2,4 veces más niños. "Un abuelo que produce más crías macho también tiene más éxito. Pero eso podría ser determinado completamente por la hembra", ya que ella puede decidir la proporción de sexos a producir en base a la calidad del hombre, según Garner.

"La mayoría de los leones machos no se reproducen. Puede haber 10 o 15 hembras, pero sólo un macho que sea padre de todo el mudno. Lo mismo ocurre con los babuinos: hay un macho alfa", puso como ejemplo Garner, quien añadió que el mecanismo por el cual se manipula el sexo de la descendencia no es muy conocido.

Aunque una teoría sostiene que las mujeres pueden controlar el espermatozoide y si engendra un "macho" o una "hembra", ya que tienen diferentes formas, a medida que avanzan a través de la mucosa en el tracto reproductivo, frenando selectivamente o acelerando el esperma que desea seleccionar. Según el director del estudio, hay algunos ejemplos notables de la manipulación de la proporción de sexos en el mundo de los insectos, como las moscas del estiércol, que se involucran en un juego de la seducción elaborado, recolectando el esperma de diferentes compañeros y luego eligiendo selectivamente el "mejor" esperma para las condiciones ambientales (estiércol de cada nidada de huevos puestos.

Garner dijo que podría haber algunos elementos paralelos entre los seres humanos, con algunos estudios que sugieren que pueden ser capaces de ajustar sus relaciones sexuales en respuesta a las señales sociales.

Un estudio de 400 multimillonarios de Estados Unidos, publicado en 2013, encontró que tenían más probabilidades de tener hijos que hijas, presumiblemente, según plantearon los científicos, porque los hijos tienden a conservar la riqueza de la familia.

Un estudio publicado en 1988 encontró que las madres con un trastorno del lenguaje heredado tenían tres veces más hijos que hijas, en teoría, porque un hijo con un defecto del habla podría tener más fácil encontrar una compañera que una hija con dificultades de locución.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es