27 de noviembre de 2020, 18:41:08
Los Lunes de El Imparcial

RESEÑA


Caitlin Moran: Cómo ser mujer


Caitlin Moran: Cómo ser mujer. Traducción de Marta Salís. Anagrama. Barcelona, 2013. 360 páginas. 14,99 €


Caitlin Moran es una conocida columnista y crítica de televisión británica que ha recibido varios galardones en su país, como el Premio de la Prensa Británica a la mejor Columnista en 2010. Cuenta además con un nutrido grupo de seguidores en Twitter, más de 300.000, que leen a diario sus mordaces comentarios sobre cualquier aspecto de la sociedad. Cómo ser mujer es su segunda obra y ha cosechado ya cierto éxito en Inglaterra, aunque también ha recibido fuertes críticas e incluso se ha prohibido en algunos países de Latinoamérica, debido a su polémico capítulo sobre el aborto. Actualmente se está preparando su versión cinematográfica.

Cómo ser mujer es un canto a un feminismo alejado de normas, convencionalismos y, sobre todo, al margen de cualquier enfoque académico. La obra, escrita en primera persona y planteada como unas memorias en clave femenina -y feminista-, repasa de forma desenfadada las obsesiones, los miedos y eternas dudas que, bajo el criterio de la autora, asaltan a la mayoría de mujeres a diario. Caitlin Moran creció en el seno de una familia numerosa de escasos recursos, en la que la intimidad era considerada prácticamente como un privilegio. Hacerse mujer en ese contexto implicaba dificultades añadidas que Moran relata con singular desparpajo y espontaneidad. Su relato está plagado de referencias de la cultura pop que acompañó su proceso de maduración y descubrimiento de sí misma.

Caitlin Moran propone y defiende su propia visión del feminismo. Para ella es necesario un poco de polémica, de análisis y de lucha a favor del cambio, tareas que tradicionalmente ha asumido la corriente de pensamiento feminista. No obstante, Moran afirma que se ha llegado a un punto muerto y, por tanto, el feminismo en nuestros días ya no es un movimiento operativo con impacto real en la sociedad. Lo que comenzó siendo una revolución eficaz e incendiaria, mantiene la autora, ha quedado reducido a un par de argumentos gastados y sostenidos solo por unas cuantas eruditas que poco tienen que ver ya con la mujer actual y sus problemas. El feminismo es demasiado importante para dejarlo solo en manos de eruditos, defiende Moran. Y es aquí donde ella, una desenfadada columnista británica, considera que puede aportar su grano de arena, compartiendo de forma directa y sincera lo que cree las verdades de la condición femenina, esas que no suelen confesarse ni hablarse abiertamente. Para Moran, un injustificado pudor impide a las mujeres abordar ciertos temas, incluso entre ellas. Su libro huye de recatos y eufemismos y se instala en una familiar sinceridad para abordar la primera menstruación, el parto o la moda.

Moran no se centra en las luchas en las que tradicionalmente ha tomado parte el feminismo, como la desigualdad salarial o las torturas a las que se somete a las mujeres todavía en muchos lugares del mundo. Prefiere hablar de estilos de depilación, tipos de ropa interior o dietas, cuestiones a primera vista más o menos superficiales, pero que considera que afectan a la rutina femenina e influyen en ella más de lo que parece. El resultado es una narración desenfadada, vertiginosa, que rebosa una sinceridad incorrecta y que resulta sucia en no pocas ocasiones. La columnista británica no repara en llamar a las cosas por su nombre, incluso se deleita en los nombres de aquello a lo que no se suele aludir sin cierto sonrojo. El abordaje de la feminidad en la obra es directo y descarnado en general, y resulta considerablemente frívolo al tratar la cuestión del aborto.

Por Lorena Valera Villalba
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es