23 de octubre de 2019, 1:47:54
Nacional

CONFIRMADO POR LA AUDIENCIA NACIONAL


Bárcenas, imputado por simular una venta ficticia de cuadros


La imputación de Luis Bárcenas por el juez Pablo Ruz por la falsa venta de cuatro cuadros con los que el matrimonio blanqueó dinero de las cuentas de Suiza, ha sido confirmada por la Audiencia Nacional.


La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado la decisión del juez Pablo Ruz de imputar al extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas nuevos delitos tras la declaración prestada por la falsa marchante Isabel Mackinlay, que aseguró que simuló la venta ficticia de cuatro cuadros con los que el matrimonio blanqueó casi medio millón de euros.

El magistrado amplió el pasado 10 de junio la imputación de Bárcenas y de su mujer Rosalía Iglesias a los delitos de falsedad documental y estafa procesal en grado de tentativa y acusó a la esposa de cooperar en el blanqueo de capitales por el que el extesorero ya estaba imputado.

El juez señalaba que el supuesto contrato de mediación para la venta de los cuadros, firmado en Madrid en 2004, "no reflejaría operaciones reales" sino que se habrían elaborado para "inducir a error a los órganos jurisdiccionales y obtener el archivo de la causa respecto al delito fiscal" que se imputaba a Iglesias.

En un auto hecho público este martes, los magistrados Angela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel indican que los hechos que se atribuyen al matrimonio no están aún suficientemente acreditados y destacan que la investigación necesitará "que los datos incriminatorios se corroboren".

"No puede por menos reconocerse que esas primeras conclusiones y el material que sirve de apoyo son necesariamente provisionales, incluso incompletas, y necesitan ser acreditadas fehacientemente en un momento procesal posterior, pero lo importante es que existen y revisten apariencia delictiva, por eso se ponen en conocimiento del afectado, para que lo sepa y se defienda", indica la Sala.

La Sección Cuarta especifica, además, que de los datos que obran en la causa se deduce "que los aludidos contratos no respondían a ninguna realidad, pareciendo responder a la idea de haber sido enteramente simulados, lo que unido a otros detalles como la inveracidad de fecha y lugar, impediría su pretensión de atipicidad.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es