15 de octubre de 2019, 19:06:44
Opinion


SANCHÍS, CASCOS Y ARENAS CIERRAN FILAS EN TORNO A RAJOY

Luis María ANSON


Lo más significativo de la jornada ha sido la reaparición de Ángel Sanchís, considerado como el socio enmascarado de Luis Bárcenas. El extesorero de la época Fraga ha dejado su milmillonaria residencia argentina para declarar en favor de Mariano Rajoy. Lo ha hecho en una cadena audiovisual con el claro objetivo de respaldar la posición del presidente del Gobierno ante el Congreso de los Diputados.
Francisco Álvarez podía haber dejado a Rajoy a los cascos de los caballos, sobre todo tras la actitud del presidente en las elecciones asturianas. Según las informaciones más solventes, ha preferido cerrar filas y mostrarse ante el juez Ruz en clara connivencia con la posición marianista, entre otras razones porque una de las personas que podría resultar más peligrosamente empitonadas en este asunto es él mismo. Los diez años de Francisco Álvarez Cascos al frente de la Secretaría General del PP abren demasiadas incógnitas. Lo mismo se puede decir de Javier Arenas, aunque su declaración era más lógica pues el político andaluz aspira a regresar al Gobierno, consumada su etapa andaluza.
El diario ABC la ha emprendido contra Luis Bárcenas y sus contradicciones y el extesorero se encuentra en una posición muy crítica, no solo por él, que permanece encarcelado, sino por la amenaza de prisión que pesa sobre Rosalía, su mujer. Si esa amenaza se consumara, Bárcenas podría terminar por levantar completamente la manta, de la que solo ha tirado a medias.
Rajoy puede, en fin, respirar intranquilo. Las declaraciones de Cascos y Arenas, que, de desmentirle, le hubieran situado al borde de la dimisión, han significado un balón de oxígeno para el presidente y le han permitido, efectivamente, recuperar la respiración aunque no le devuelvan la tranquilidad pues el bacalao Bárcenas es demasiado grande y queda mucho por cortar.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es