20 de enero de 2020, 11:25:38
Mundo

Saldrán un total de 103 reclusos


Israel libera a los primeros presos palestinos antes de que se reinicie el proceso de paz



Los veintiséis, de un total de 103 que Israel dejará en libertad mientras avancen las conversaciones de paz, se encuentran en la cárcel Ayalón desde este martes, y la noche de este miércoles serán trasladados en pequeñas camionetas privadas con las ventanas oscurecidas a los pasos de Erez, en Gaza, y Betunia, en Cisjordania, informó el Servicio Israelí de Prisiones.

Según la lista facilitada, catorce serán entregados en la franja y los doce restantes en Ramala, donde serán recibidos en la mukata, sede de la presidencia, por el líder palestino, Mahmud Abás.

"Las celebraciones comenzarán a medianoche, y serán recibidos por el presidente, sus familiares y por los palestinos" en general, informó en un comunicado el ministro de Asuntos Civiles, Hussein A-Shej.

La luz verde a su salida de prisión la ha dado hoy el Tribunal Supremo de Israel, al rechazar el último de los recursos presentados por asociaciones de víctimas del terrorismo para que prohibiese al Gobierno de Benjamín Netanyahu seguir adelante con la excarcelación.

La Asociación Almagor, que se opone a la salida de prisión de palestinos condenados por el asesinato de israelíes, apeló a un tecnicismo en la toma de decisiones para intentar torpedear el indulto, argumento que fue rechazado por el Tribunal.

Meir Indor, responsable de esta asociación, considera la medida "una claudicación ante las organizaciones terroristas palestinas".

Veintiuno de los presos fueron condenados por la muerte de israelíes o por ser sospechosos de colaborar con el enemigo, mientras los restantes por su implicación en intentos de asesinato o secuestro. La mayoría ha cumplido más de dos décadas entre rejas.

Por su parte, los palestinos, que los ven como luchadores por la libertad, argumentan que los que van a ser liberados actuaron en tiempos de conflicto, antes de que las dos partes rubricaran el primer acuerdo interino de paz en 1994.

"Gracias a Alá por las negociaciones de paz con Israel, gracias a Alá", decía hoy a Efe la palestina Neemi Mansur, mientras aguardaba con enorme excitación la liberación de su hijo Ismat Mansur, encarcelado hace dos décadas.

Bajo la mediación de EEUU, israelíes y palestinos deben reanudar las negociaciones mañana, miércoles, por primera vez en tres años, y la liberación de los presos fue uno de los gestos de buena voluntad que Abás demandó a Israel.

Pero la liberación de Mansur y de los otros 25 presos se producirá después de que Israel haya anunciado también en los últimos días la construcción de 2.100 viviendas en territorio ocupado, una medida destinada a aplacar la indignación en el ala derechista del Gobierno de Netanyahu.

"Todos estos anuncios de planes aprobados hace tiempo tienen el único objetivo de perturbar las conversaciones", dijo a Efe Pepe Alalu, concejal de la Municipalidad de Jerusalén del partido pacifista Meretz.

De hecho, los anuncios han enfurecido a los palestinos, que acusan a los israelíes de sabotear el diálogo antes de empezar.

"Está claro que el Gobierno israelí intenta sabotear deliberadamente los esfuerzos de EEUU y la comunidad internacional para reanudar las negociaciones aprobando más asentamientos", lamentó el negociador palestino Mohamed Shtaye.

La política seguida por Israel con los palestinos podría definirse como "una de cal y otra de arena", si bien la liberación de presos no ha estado tampoco exenta de críticas en la ANP por no incluir reclusos de Jerusalén Este o residentes en Israel o por el procedimiento unilateral seguido para su excarcelación.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, descartó ayer en Bogotá que los anuncios de nuevas colonias sean un "contratiempo" y precisó que eran "algo esperado hasta cierto punto".

Kerry exhortó a "todas las partes a que no reaccionen o no hagan provocaciones de manera adversa" y reiteró que Washington, principal patrocinador del proceso de paz que comienza mañana, considera "todos los asentamientos ilegítimos".

Por su parte, la Unión Europea urgió hoy a israelíes y palestinos a acudir al nuevo proceso de paz con buena voluntad y decididos a convertirlo en un éxito, al tiempo que les instó a evitar medidas que minen esas negociaciones.

Las conversaciones han levantado también ampollas en Gaza, donde el gobierno del movimiento islamista Hamás advirtió de que Abás no está autorizado para negociar con Israel.

Mahmud A Zahar, destacado dirigente del grupo en Gaza, manifestó que la reanudación de las conversaciones "contradice el consenso nacional palestino" y que el presidente Abás "ha ignorado a los poderes y facciones políticas".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es